jueves, 14 de junio de 2007

Dry Law (Forbidden Shandy)

El otro día caí yo mismo en una de mis propias travesuras. Iba dando un paseo con una amiga, era una noche de temperatura muy agradable y sin viento. Pasamos por la puerta del Opencor, y decidimos entrar a comprar algo de beber para tomarlo en el parque de al lado disfrutando del buen tiempo y de la tranquilidad de las altas horas.

Tras pasear por la sección de refrescos, a ambos se nos apeteció una Shandy de Cruzcampo. Es un refresco de cerveza con limón sin casi alcohol, nada más que 0.9%, con lo que me podía tomar una aunque más tarde fuera a llevar el coche. Y la verdad es que apetecía.

Las cogimos y la cajera nos dijo que nones. Que aunque sea una cerveza sin casi alcohol, que a partir de las 22:00 está prohibidísima la venta de cualquier cosa con la que un menor se pille un ciego.

¡Dita sea! ¡No me acordaba! Hace unos meses, me costó unos cuantos mordiscos en el cerebro de algunos mandamases pero lo conseguí: Los políticos instauraron la ley seca a partir de las 22:00. Da igual que sean dos adultos que van a comprar una puta cerveza con 0.9% de alcohol, ¿quién asegura que no vamos a darle instantaneamente semejante la droga a un menor para que se pille un coma etílico en un botellón?

Me costó mi esfuerzo implantar una ley tan absurda, y ahora voy y caigo en mi propia trampa. Cachis en la mar.

1 comentario:

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.