lunes, 17 de septiembre de 2007

Bus Stop

Como imagino que ya sabreis todos, mañana hay huelga de autobuseros.

No me gustaría ser empleado de TUZSA, que es otra de mis empresas que uso para tener a la población un poquito más crispada de lo habitual. Para empezar, los horarios son bastante malos y el trabajo es bastante aburrido. Pero lo realmente malo es que al ser un servicio tan rematadamente malo, hay que tratar constantemente con gente que solo te trae problemas.

Es gente que lleva 30 minutos esperando a que llegues a tu parada, gente a la que no le has podido abrir la puerta, gente que se agobia y se exalta. Que es normal que se enfaden, pero la culpa no la suele tener el autobusero. En algunos casos sí, por ejemplo hay una autobusera de la línea 32 que va a 20km/h clavados durante todo el trayecto aunque no haya tráfico, y así normal que la gente que tiene prisa le inste a ponerse algo para llegar al acelerador. Pero por norma general, el mal servicio es cosa de gente de más arriba a la que personalmente superviso.

Además, han de lidiar con gente que busca follón. Que no paga el billete. Que se sube borracha y echa la papilla en el vehículo. Que molesta a los pasajeros. Que lleva demasiada cargay estorba demasiado.


En ocasiones, las trifulcas con los conductores han llevado a la agresión física, y esto es lo que ha terminado de hastiar a estos trabajadores de tan parco servicio púbico. Todo lo que piden es más seguridad, y para no variar, el supervillano se la ha denegado. Así, ellos siguen muy agobiados y los ciudadanos también al sufrir las consecuencias de la huelga.

Las razones dadas son, por supuesto, de una falacidad insuperable. Como la tasa "usuarios violentos" / "usuarios totales" es demasiado baja, las agresiones son consideradas hechos aislados y, por tanto, no merece la pena aumentar la seguridad de los trabajadores de Tuzsa. Esto es, si eres conductor y te agreden, tranquilo, no pasa nada, tu baja es asumible porque es más rentable que a ti te pase algo que yo asegure tu entorno de trabajo.

Con este mismo razonamiento, yo os digo a vosotros, ciudadanos de Zaragoza: ¡Hostiaros con los conductores de los autobuses! Así, al no ser hechos aislados y al generar una mala publicidad y cierta carga legal, saldrá más rentable poner las dichosas mamparitas y vuestra acción redundará en una mayor seguridad de los empleados. ¡A los puños, pues! ¡Descarga tu furia por llegar tarde contra el!

Bueno, coñas aparte. Ya sabéis, mañana a tirar de transporte privado o a llegar tarde a tus obligaciones diarias. Aunque seguramente los atascos hagan historia y todo el mundo llegue tarde, las horas puntas van a ser entretenidas.

Por cierto, os dejo como regalo un blog que he encontrado de otra de mis víctimas desesperadas: Odio a TUZSA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.