lunes, 17 de septiembre de 2007

Mine Park

Si os he hablado ya de grandes trampas como el suelo del Pilar, hoy os voy a hablar de otra parecida.

En la guerra uno de los terrenos más emocionantes son los campos de minas. No se ve ningún enemigo, la guerra puede haber terminado hace años, pero ahí están las trampas. En cuanto pises una te vas a hacer pupita. Una variante española son los parques, en la que personas van caminando sudorosos con la esperanza de no encontrarse una cacota de perro. Lo malo es que la gente ya se lo sabe y va vigilando por donde pisa.

Una variante que he inventado en el parque que está entre Juan Carlos I y Vía Hispanidad (donde el Opencor de la Romareda y el próximo centro comercial Aragonia) consiste en que vayan apareciendo varios hoyos/socavón en el suelo. Son más destructivos que las cacas de perro, aunque tienen el inconveniente de que son fácilmente visibles, así que sólo es divertido para el mismo público para el que está pensado el suelo del Pilar: invidentes, ancianos, niños jugando, gente ebria, etc.


Esta es una foto que hice a uno de los hoyos-mina. Podeis ver que es bastante profundo, lo suficiente como para hacerse mucho daño si se pisa mal (bastante probable debido al factor sorpresa). Poco disimulado eficiente.

De todas formas reconozco que es una trampa bastante descafeinada. La siguiente será un Sarlacc en vez de simples agujeros...

1 comentario:

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.