domingo, 28 de octubre de 2007

Forget Stonebridge

Tengo las defensas bajas últimamente. Tengo demasiado trabajo organizando las destrucciones de la Expo y casi no tengo tiempo para las putadas ordinarias ni para escribir en el blog. No obstante, aquí me teneis. Hoy presentamos: El Puente de Piedra.

¿A que estoy bello destruyendo?

Grandioso puente milenario, uno de los estandartes de la ciudad y... una infraestructura de utilidad. Peatones y transporte público circulan por el habitualmente, comunicando el Arrabal con el centro. Olvidaos de el. Es util. Hay que cortarlo. 6 meses.

Todavía está la cosa en trámites, pero ya sabeis que cuando me empeño en joder algo, lo jodo pero bien. Así que iros haciendo a la idea de que el tráfico de transporte público va a crecer bastante en los ya abarrotados puentes de alrededor y en Echegaray... si, esa avenida de semáforos diabólicos que estreché hace nada haciendola inservible y que todavía está sin terminar después de más de 1 año.

¿Y para qué se va a cerrar, os estareis preguntando? Para tocar los cojones digooo para hacer un tunel ahí al lado. ¿Que qué tiene que ver que esté cortado para peatones con que hagan un tunel? Lo mismo que la velocidad y el tocino, creo. Lo del transporte se puede entender, pero lo de los peatones...

Va, por ser vosotros os voy a decir la razón real de este desaguisado: Me dirigía yo a la sala Ben Hur, que está justo en el puente de Piedra en la margen izquierda. Iba con unas chicas, y cuando fuimos a entrar, un señor gorila me dijo: para usted son 10€ de entrada. Y yo "¿por?". -Por ser chico -me contestó. Y tuve que pagar el billetazo, por mucho que viera que soy el gran Sylar. Ahora se arrepentirán de haberme cobrado el unico. Les he cortado su única vía de acceso. Con Sylar no se juega, aquí mando yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.