jueves, 18 de octubre de 2007

Unuseful things

Bueno, ya han pasado unos días de los follones gordos de Pilares y la resaca de caos ha dejado la ciudad tranquila. Realmente está igual que siempre, miles de obras y calles cortadas, pero al venir de la bacanal pilaresca nos parece un remanso de paz y tranquilidad.

Así que como estamos tranquilos, hago memoria y os voy a hablar de algunos de mis primeros inventos cuando me autoinvestí supervillano de Zaragoza, hace ya algunos años. Comenzaremos con el magnífico diseño de las paradas de autobús. Como bien sabeis, antes todas tenían simplemente un palote en el suelo, a veces una marquesina y unas rayas amarillas en zigzag pintadas en la calzada que prohibían aparcar a la gente para que el autobús se detuviera ahí sin molestar al tráfico. ¿E corretto?

Para no variar, al haber una carencia infinita de sitios para estacionar, siempre había (hay) listos que dejan el coche en la parada de autobús, pensando o que "el bus cabe igual" o "es un momentico nada más", o "hay tantos coches que el bus ya no cabe, voy a dejarlo aquí igual". Esto hacía que el autobús tuviera que parar en medio del carril, y eso significa congestión de tráfico.

Pues ahí va el superinvento:



¡Hey, a que es ingenioso! Así seguro que no aparca nadie. Y lo mejor de todo es que... ¡el bus siempre para en medio molestando y congestionando el tráfico! Así nos jodemos todos, ni aparcas ni puedes pasar. Bueno, ya se que no es una destrucción muy grande pero oye, estaba aprendiendo. Era jóven e inocente, no tenía todavía maldad suficiente como para idear ingenios macabros como el carril de la muerte del Actur (que por cierto, al final lo he dejado definitivo, a la altura del Carrefour).

Hablando de autobuses, os hablo de otra trastada que voy perfeccionando más. Cada vez que se compran vehículos nuevos, os dareis cuenta que la configuración interior cambia... y no es lo único. ¿No os habeis fijado que desde hace algunos años cada vez tienen menos barras para agarrarse? Cuanto más nuevo es el vehículo, menos hay. De hecho en algunos modelos he conseguido que haya zonas de hasta 1 metro sin ningún tipo de barra, por la zona de la mampara del conductor. Si no hay gente no pasa nada porque te agarras en los asientos pero cuando el bus está lleno y toma una curva... je je je, o te sujetas a la señora de al lado o te vas al puto suelo.

Bueno, esto ha sido la destrucción descafeinada del día. Volveremos con mas travesuras.

4 comentarios:

  1. Oh, discordia!!!

    Grandioso invento el de las plataformas antiaparcamiento de los buses. Es una forma como otra cualquiera de entorpecer el tráfico además de obligar a los usuarios del bus a tener una oportunidad más de mojarse cuando están cayendo chuzos de punta (pocas veces eso sí en la ciudad expoacuática de Zgz) y tienen que salir de la marquesina avalanzándose paraguas en mano al bus y retrasando, de esta forma, un poquito más el trayecto del bus juas, juas, juas qué maléfico proyecto tan encantador

    También se podría hablar de las marquesinas modelo "esta acera me la como yo" que no dejan pasar a la gente ya que están en medio de la acera, como una que hay en Fernando el Católico en dirección a la Romareda a la altura de un restaurante Donner Kebab.

    En cuando a lo de las barras de los buses no puedo opinar porque vivo en el Pº Teruel y por allí desde hace unos meses, y los que nos quedan, no pasan buses ya que estamos haciendo catas arquelógicas en busca de colector perdido, además de que mi antinatural tendencia a no juntarme con la gente me hace ir andando a los sitios ya que no soporto los olores, estrecheces y apretujones habituales del sistema de movilidad de nuestra inmortal ciudad.

    ResponderEliminar
  2. Gran invento el de la plataforma ,casi a la altura de gaseosa de litro (como diría P.Tinto). Para mostrar sus efectos es un buen ejemplo el Paseo del Canal a la altura del Hospital San Juan de Dios. Por cierto dicha calle es de acceso al centro de salud del canal al hospital antes citado y al hospital Miguel Servet...¡qué bonito es ver la ambulancias por el carril bici! ya que no pueden pasar por otro sitio debido a los atascos: otra gran obra del urbanismo zaragozano.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Antes yo era pacífico, antes yo creía que los conductores de tuzsa no se merecían tantas críticas...
    UNA PUTA MIERDA!!!
    Así todos los canis, cos, chulos de barrio y yonkis que se suben al autobus les partan la cara a los tuzseros!
    Mi irritación-rencor contra ellos viene dado de un reciente problema volviendo de un viaje, en el que amablemente y con una sonrisa le pedí por favor al tuzsero de turno que me dejase quedarme en la puerta de entrada con mi maletón, porque me bajaba enseguida. No iba a molestar a los que subían porque ya casi no cabía nadie y además les iba a dejar pasar. Pero no. No le salió de los huevos hacerme ese favor. Y cuando llegó mi parada, atrapado yo como estaba en medio del bus, sin colaboración por parte de la gente, con una abuela queriendo ponerse por delante aunque se iba a bajar tres paradas más allá, el cabrón del tuzsero se saltó mi parada a sabiendas de que era yo el que había solicitado parada. Y encima, como en esta ciudad la gente no sabe usar el bus, en vez de dejar la salida libre, hacían un cuello de botella que hizo que al bajarme me faltase poco para darme la hostia del siglo.
    He estado en otras ciudades e hijoputas hay en todos lados y borregos también, pero lo de esta ciudad supera a cualquiera. Creo que tenemos la mayor concentración de borregos y cabrones por metro cuadrado de españa. Y puesto que esto es así, cada vez que oiga que un tuzsero se queja de su situación laboral, criticaré su jeta, su poco compromiso laboral, su falta de atención con el público, y la puta sonrisita que nos invita en el bus a sonreir se la echaré en cara. Desde hoy, como ciudadano, soy enemigo aférrimo de los tuzseros. Y voy a educar a la gente mediante el lenguaje que entiende en el bus, a empujones, a codazos, impidiendo que salgan y poniendoles la zancadilla cuando vayan a bajar.
    Desde hoy, Sylar, tu trabajo ha logrado sus frutos en otro zaragozano. Has conseguido que me encabrone. Tienes un nuevo súbdito que hará la vida de Zaragoza un poco más desagradable, y todo gracias a un puto tuzsero y una cuadrilla de subnormales.

    ResponderEliminar
  4. muy bueno... SI me permites el incordiarte... Unuseful... debería Useless... pero supongo que ya lo sabrás...

    Siguiendo en la misma tónica.. a mi me cabrea demasiado ver los indicadores de llegada de los buses apagados... Y los nuevos, que llevan meses instalados... apagados, y por la noche... todos apagados... Ahí tienes otro blog donde explayarte... Y lo podrías titular... Informationless....

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.