lunes, 5 de noviembre de 2007

8:50am

Otra de las cosas que hacen que esta ciudad sea emocionante es que el horario de los colegios en el mismo en casi todos. Desde que era un chavalín ha sido así, y nunca ha supuesto ningún problema porque los alumnos íbamos al colegio que nos caía cerca de casa.

Pero eso se terminó. Ahora se han puesto de moda cosas que hacen que los críos tengan que irse lejos cada día: El divorcio masivo, el irse a colegios privados y caros para que el nene no vaya con inmigrantes, el irse al cole mas cool, etc. La putada es que también se ha puesto de moda llevar al niño al cole en coche. Y eso es lo que le da realmente emoción a que la hora de entrada/salida sea la misma.

Llevo una temporada que tengo que ir por ciudad un poco antes de las 9 de la mañana y el escenario es cuanto menos pintoresco:

- Un atasco del copón.

- Padres (hombres) haciendo pirulas porque llegan tarde al cole o trabajo, un gran ejemplo para sus hijos. Hacer el cabra con el coche cuando llegas tarde. Pasar a 70km/h entre el coche que tienes a tu izquierda y el mamón que está en doble fila a tu derecha es algo normal, sin duda.

- Aunque hablar de estos colectivos sea motivo de linchamiento público en una coñocracia como esta -por muchas verdades que se digan-, me atrevo a decirlo: Madres y abuelos a velocidad de crucero de 15km/h con el monovolumen o el todoterreno para irse al pueblo los domingos, estorbando una barbaridad a la circulación y haciendo maniobras bruscas sin señalizar ni mirar (o señalizando maniobras que luego no hacen). Ante cualquier signo de reprobación de los conductores de alrededor, se tienen que detener en medio y/o calificarlos de machistas.


- Progenitores de inteligencia pareja a la del gusano de seda que no tienen otra cosa que hacer que cruzar por donde les sale del higo con sus críos de la mano, porque llegan tarde. Otro maravilloso ejemplo a seguir, y además el hecho de jugarte la vida de tus hijos también es algo a elogiar.

- Las típicas Marujas que van tranquilamente y de repente se paran en seco, cuando reciben 10 pitadas enchufan los warning y al minuto se abre la puerta de la que sale la chavalería con sus mochilas-carrito. Total, si los embisten por detrás pagará él. También catalogado en "Maravillosos ejemplos de Educación".

- Los más listos que como van tarde se pasan el semáforo en ámbar y se quedan en medio de una intersección. Especialmente divertido cuando el ser inteligente que lo hace es un autobusero que lleva un bus doble (esto me ha pasado hoy).

Me ha llamado bastante la atención, es un pequeño microclima caótico que no había visto a ninguna otra hora. Tendré que tenerlo en cuenta para destruirlo.

1 comentario:

  1. Si señor, hace poco pensaba lo mismo, pasaba para ir a trabajar por mi colegio, y me asombre del semi-atasco y la cantidad de padres que traian a sus hijos al cole en el coche.
    Exactamente, cuando iba al cole, todos ibamos andando, pasaba a buscar a mi colega, y corriendo al colegio, a patita. Por que era el cole mas cercano.
    Solo recuerdo de una compañera que venía en coche, un caso excepcional. ¿Que ha pasado?¿No hay coles en las zonas de donde viene esta gente?

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.