sábado, 17 de noviembre de 2007

Get less, pay more

Yo destruyo la ciudad, pero algunos empresarios se destruyen solos. Ya hace algún tiempo que vemos la caída libre que hemos comenzado en temas de economía: La gente está endeudada hasta pasada su muerte con una mierdapiso, los intereses están subiendo de forma alarmante, el petróleo por las nubes... la gente ya no llega. Y además ahora se han apuntado a la aceleración del desastre económico los del sector de alimentación, que como el maiz sube un 3% ellos suben sus productos un 20%.

Como no podía ser de otra forma, los hosteleros han visto aqui su agosto y han empezado a subir los precios desorbitadamente. El otro día ya me cobraron 1,5€ por un café (claro, es que ha subido el maíz). Olvídate de comer (normal) por menos de 9€. O de irte de tapas si no llevas 20€.

Pero es que lo cojonudo es que no sólo han disparado los precios sino que han disminuido sensíblemente su calidad. Antes ibas a comer por ahi y acababas reventado, ahora lo normal es que te quedes con hambre. Antes te cargaban los cubatas, ahora te echan un chorrito y de garrafón además. Antes pedías una ración de algo y tenías pa ponerte morado, ahora te ponen un platito con dos mierdecillas en medio (total pa cobrarte el doble). Los bocatas, antes eran de media barra y ahora son minúsculos, pero te los ponen de chapata para que parezcan de diseño, y de paso cobrarte 4€ en vez de las 400 pesetas que costaban.

En fin, lo que estos empresarios no entienden es que si los ciudadanos están apretándose el cinturón porque no llegan a fín de mes con la hipoteca y con la comida, lo primero de lo que van a prescindir es de ellos, sobre todo si ponen los precios que les da la gana. Que la gente no ata perros con longaniza. Yo por lo menos no voy a pagar 7 euros por (media) ración de sepia a la plancha, y menos cuando hace 2 años pagaba la mitad de precio por el doble de cantidad.

Ya se está viendo, sobre todo en los bares de la noche. El rollo, vacío. La zona pija, vacia excepto Francisco Vitoria que aún sobrevive algún bar. Zuma, vacío. El casco se salva los sábados, pero ya no va ni la mitad de gente que iba. Algunos han sido listos y ya han empezado a poner ofertas, otros morderán el polvo.

Bueno y como ilustración de lo hábil y espabilada que es esta gente, tomaremos como ejemplo el Pans & Company de la C/Capitán Portolés. Ya era caro, pero ahora lo han subido y por no gastarse un puto duro en actualizar el cartel, han utilizado un estético folio mal recortado. En lo que no han caído los lumbreras es que de noche, cuando retroiluminan el cartel, el folio se transparenta y se ve el precio real :)



Y este es mejor todavía: No sólo se ve lo que lo han subido sino que además se ve que han reutilizado el folio. ¡Maravilloso!


Algún día me reuniré con los hosteleros. Seguro que podré utilizarlos para destrozar algo, menudo potencial que tienen...


1 comentario:

  1. UY! ASI ME GUSTA DENUNCIANDO LAS INJUSTICIAS. DE VERDAD ES QUE ESTO SE ESTA VOLVIENDO UN CAOS Y LOS SUFRIMOS LOS DE SIEMPRE.

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.