viernes, 7 de diciembre de 2007

Education

Alguna vez ya os he comentado la pésima educación que se les está dando a los críos de ahora. Echarse un regüeldo en medio del cine es, sin duda, un motivo para aplaudir al gracioso chaval y no para darle un par de hostias. O tirarse un pedo en el autobus, o decir tacos a voz en grito para hacerse el más gracioso y macho de todos, o vacilarle a otro niño, apoderarse del mando de la tele, toser con la boca abierta, escupirle a todo, faltarle al respeto a cualqueir adulto (saben que nadie les puede levantar la mano), y un larguísimo etcétera. Pueden pegar a los padres y ellos sólo les dicen un tímido "Ssssh eso no está bien, estate quieeto" a lo que el crío responde con más y más. Porque son invulnerables.


Es, sin duda, un reprobable hecho. Yo me imagino un futuro donde todo está rodeado de pequeños clones de Yola Berrocal y demás petardas maleducadas de la tele cuyo máximo exponente artístico es Miguel Bosé o el reggaeton. Asusta hasta a un supervillano, eso es demasiada destrucción.

Y me decido a escribir sobre ello porque el otro día presencié lo nunca visto. Si lo normal ahora es no educar y dejar que los chavales se malcríen consintiendoselo todo, lo que vi fue directamente maleducar.

Estaba una madre con su hija de 5 o 6 años (montada en su carrito de bebé no sea que se canse) esperando para cruzar la calle en su semáforo en rojo. La madre tenía el carrito mal puesto y sobresalía un trozo en la calzada, dejando así a su hija expuesta a cualquier conductor distraido. Una actitud cada día más normal, vas con el coche y te encuentras carritos de bebé pidiendo a gritos ser atropellados.

Un hecho ya lamentable de por sí. Lo gordo viene cuando un conductor le pita a la madre tras sortear el carrito, reaccionando ella de forma borbónica: "Gilipollas, ¿porqué no le pitas a tu puta madre?". No contenta con ello, cogió a la cria y, señalando al conductor le dice a la niña "venga, va, dile gilipollas. GI-LI-PO-LLAS, díselo". Y la niña, riendo ajena al peligro que le acechaba gracias a la ineptitud de su madre, repitió el vulgar calificativo a voz en grito asociando en su tierna mente el insulto con ser guay, llevar la razón y quedar por encima del otro.

Espero no tenerla de vecina nunca. Aunque quién sabe, cuando dentro de 10 años tenga que empezar a fregar suelos a las 3 de la madrugada para pagar la hipoteca de su puta madre igual se les bajan los humos a las dos.

1 comentario:

  1. Si, lamentablemente es lo mas light que puedes encontrar,
    Claro que a veces puedes reir un rato largo cuando los niñatos del bus (son clonicos) le tocan las pelotas a un tio totalmente cruzado, el otro dia uno de esos bajo a dos crios del bus casi a hostias despues de que llevaban en la linea 23 desde Grancasa hasta San Jose llamando a las chicas que subian desde feas hasta putas. Unos crios de unos 12 años si llegaban, fue muy comico.
    No me faltaron ganas de ser yo el cruzado, pero encima vienes de entrenar artes marciales y que haces?
    Esos cabrones saben que casi nadie les va a hacer nada porque despues se nos cae el pelo.

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.