lunes, 24 de diciembre de 2007

(In) Tolerance

Con estas aglomeraciones navideñas en las que todo el mundo sale a la calle atraido por ¿las luces de colores? ¿los villancicos? ¿el frío? Bueno, no se porqué son atraidos a la calle, pero me he dado cuenta de que, pequeños mortales, me molestais.


Así, en un ejercicio de intolerancia políticamente correcta (propia de esta década), he decidido:

- Como máximo habrá una persona cada tres metros cuadrados. El resto, en casa. Podeis aguantar dos horas sin salir de casa y disfrutar vuestro ocio de otra forma.

- Nadie cogerá el coche excepto justificación. Porque me molestan los atascos, los ruidos y el humo que generan los coches. No tengo porqué aguantar el humo de vuestros coches, es molesto y perjudicial para la salud, así que los prohibo. Y además prohibido aparcar en toda la ciudad, como peatón tengo derecho a cruzar por donde me de la gana sin encontrarme coches aparcados en medio.

- Si se os ocurre tiraros un pedo maloliente en público, sereis amonestados severamente porque los que no consumimos legumbres tenemos derecho a respirar aire puro y no tenemos porqué aguantar vuestras indisposiciones.

- Vuestros hijos tendrán que ir con bozal por la calle. Está prohibido cualquier tipo de chillido, es terriblemente molesto al oido y como ciudadano tengo derecho a vivir en un ambiente tranquilo.

- Por supuestísimo, queda prohibido el botellón y los bares a partir de las 12 de la noche, porque como ciudadano tengo derecho a pasear por donde me de la gana sin tener que aguantar a la gente saliendo de marcha, porque me molestan.

- Los niños tendrán prohibido jugar en la calle, molestan al peatón y pueden vivir perfectamente sin jugar. En su lugar, pueden hacer cosas salubres que no molesten como por ejemplo, estudiar.

Molestáis, coño. No teneis derecho a pisarme mis comodidades.

¿Os parece una sarta tremenda de gilipolleces? ¿Si? Pues los no fumadores no deberían pensar lo mismo, porque emiten razonamientos similares. No teneis más que cambiar el sujeto de las frases por "un fumador". Y no sólo lo dicen ciudadanos que sacan su vena pseudofascista cuando se trata de pisar al que le molesta, no. El Periódico reza que "expertos" han propuesto prohibir fumar en todos los locales de hostelería, y se han quedado más anchos que largos. Eso sí, el hilo de comentarios generado es bastante interesante, aunque sea un flame en toda la regla.



El no-fumador estándar argumenta falazmente: "Es que a mi se me exige respirar humo cuando estoy tomando un cortado en el bar". No, querido conciudadano: Lo que tu estas diciendo es que TU eliges ir a un bar de fumadores, TU eliges ponerte en la zona de fumadores. Si no quieres respirar humo, puedes pedirle al fumador que tienes al lado que apague su cigarrillo y ya dependerá de su educación que lo haga o no, igual que cuando pides asiento en el autobús. Y si aun así no estás satisfecho, tienes zonas de no fumadores y locales de no fumadores.

Otro argumento es que "se les obliga" a fumar pasivamente. Más falso que un billete de tres euros. El único espacio público cerrado permitido son los bares, y nadie les obliga a ir a un bar (cuando, como ya he dicho, además tienen bares protegidos sin humo).

Más falacias: dicen que es que "no hay bares para no fumadores". ¿Y qué me decis de, por ejemplo, todos los locales de superficies comerciales? ¿Será que no hay bares en Grancasa o en Augusta, por poner un ejemplo claro y sencillo? Ah, que lo que quieren estos señores es ir al bar de abajo de su casa e imponer a los demás las normas que ellos quieran. Sin embargo, si es el fumador el que se tiene que salir a la calle, eso les parece perfecto.

Con todo, aunque el no-fumador estándar líbremente elige ir a sitios contaminados por el humo, se reserva el derecho a EXIGIR a los demás que hagan lo que a él le de la gana en todos los espacios que a el le de la gana. Es que es como si yo, Sylar el supervillano, se me ocurre hacer las prohibiciones estúpidas que os he planteado antes porque me molestan e IMPONGO normas que hacen cambiar de hábitos a todo el mundo porque a mi me resultan molestas. Y, viendo lo que dicen los "expertos", sería bastante posible.

Como diría Ali G: Respecto. Y os lo dice un malvado.

10 comentarios:

  1. Mira tio, el no fumador no elige LIBREMENTE ir a sitios de fumadores, va porque no le queda otra y punto.
    Hasta hace bien poco se podía fumar en los autobuses... A quién se le ocurre hoy hacerlo? ¿No te parece una falta de respeto? Qué duda cabe que dentro de poco ocurrirá lo mismo con otros sitios públicos.
    En Inglaterra, por ejemplo, la prohibición de fumar en lugares públicos (incluídos pubs, discotecas y hasta marquesinas de paradas de autobús) entró en vigor el 1 de julio de este año, y yo estuve allí para verlo. Qué satisfacción: la gente aceptó la ley con normalidad, como justa en la medida en que es impopular. Después de este medio año vuelvo a España por primera vez y, sinceramente, fue un shock cuando mis amigos prendieron su primer cigarrillo en el bar. Así de natural me parece la prohibición, como ahora nos puede parecer la de los autobuses.

    Por cierto: lo de los coches es verdad, aunque lo taches de ridículo. Molestan, impiden el paso, hacen ruido e inundan la ciudad de pasividad y destrucción. Por mí que los restrinjan ya.

    ResponderEliminar
  2. Pues a mí no me parece una sarta de gilipolleces. Ojalá tus prohibiciones fuesen ley. Así viviríamos mucho mejor.

    ResponderEliminar
  3. ¿Como que no le queda otra? ni que le pusieran una navaja en el cuello para obligarle a ir a sitios con humo. Si ceden y van donde el fumador quiere, no es problema de la ley, es problema de la mala educacion del fumador y del consentimiento del no fumador.

    y lo de restrinjir todas esas cosas a mi no me parece bien... con la misma logica podrian prohibir la circulacion de los peatones por los parques para no molestar a los de los botellones o podian quitar las aceras (como hoy nochebuena) para que aparcaran los coches sin que el biandante sea molestia para el conductor. Decis que viviriais mejor pero quien... vosotros, porque se hace lo que vosotros decis. Al que le prohiben cosas no vive mejor.

    ResponderEliminar
  4. Huyyyyy, no estoy muy de acuerdo. ¿sólo tenemos Augusta y GranCasa para los no fumadores? Lo hemos tenido muy mal hasta ahora, ejemplo: sales con unos compañeros de trabajo, todos fumadores, a los bares de alrededor ¿van a ir donde tú digas? aparte que no hay aun muchos para elegir. Desde luego, si va habiendo más (con la de bares que tenemos en España), desde luego que no nos podríamos quejar, pero por ahora, en la práctica son insuficientes. Otra cosa, no es cuestión de decir al que esté al lado que apague su cigarro (lo primero que da apuro), molesta, no que te eche el humo en la cara, si no el ambiente cargado de humo que se mete por todo.
    La pena es que ha habido mucha manga ancha todos estos años con los fumadores, si no hubiera sido así, no estarían tan enganchados, pues las posibilidades de fumar se les reduciría mucho y tendrían mucho autocontrol (en los lugares que por tema de seguridad esta prohibidísimo fumar, se aguantan, y lo asumen con normalidad), lo ideal sería eso, que en espacios cerrados no se pudiera, con excepción de bares de fumadores o en una casa si todos están de acuerdo... además lo disfrutarían de verdad. Saludos

    ResponderEliminar
  5. Esta discursión existe porque vivimos en sociedad, porque cada sociedad se caracteriza y distingue de otra por su cultura y ésta, para subsistir a duras penas, establece sus códigos y reglas, algo que algunas veces jode y otras muchas te favorece. Así es el juego. No siendo un radical contra el fumador, agradezco bastante los sitios limpios de humo (incluso los fumadores lo hacen); ello es posible porque gente con educación y respeto aguantan el insoportable impulso de la adicción. En cambio existe otro tipo de gente que se la trae al pairo el prójimo que le rodea. A ese precisamente ninguna ley le hará cambiar, seguirá fumando en ascensores, rellanos de escalera, etc. ¿Por qué?. Pues porque además de tener muy poca empatía y preocupación por lo que sucede a los otros, este ser tiene su propia ley: la del embudo (para mí la boca ancha). Esta tipología curiosamente en el hipotético caso de no ser fumador, pasaría a formar parte de las hordas radicales que apagarían la colilla en la córnea del atrevido ahumado pecador. Enfín, que creo que todo se trata de respeto, empezando por las leyes, siguiendo por uno mismo y finalizando por el de al lado. Por cierto prefiero, aun a riesgo de acabar como "un bacalao ahumao", tomarme una tapa en el "Vitorino" que comerme una sana mierda en Gran Casa. Snif.

    ResponderEliminar
  6. El de la tapa "ahumada" en Vitorino era yo. Lo digo por evitar el molesto anonimato.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mi me parece que el cumplimiento de la ley se ha relajado bastante... Y no sólo en bares, sino en entornos de trabajo también...

    ResponderEliminar
  8. Genial Olbaid, justo lo que pienso.

    ResponderEliminar
  9. Existe un equilibrio bueno para todos. Si el problema está en que los no fumadores tienen que ir al sitio lleno de humo porque uno de ellos quiere fumar, la solución consiste en que no vayan y hagan que ese fumador les respete. Así de simple.

    Si quereis tomar una tapa en el Vitorino y no tener humo, no se puede tener todo: El dueño del local es libre de permitir el tabaco o no. Y si no os gusta, a nadie se le impide montarse el "Vitorino Smoke-free".

    Sobre los que fuman en el ascensor, esa gente lo que necesita educación, porque como bien han apuntado por aquí, no va a haber ninguna ley que les quite el hábito.

    ResponderEliminar
  10. Señores, la dictadura de las minorías nos arrasa. Todo es cuestión de que surja cualquier grupo o colectivo con una reivindicación facilona electoralmente, por muy estúpida que sea, para que el mandatario de turno se la eche a las espaldas y la convierta en ley. Total... es cuestión de saber venderla y , sobre todo, de ponerse al populacho de su parte. Con lo del tabaco lo tenían a huevo. Han creado una necesidad innecesaria de que no haya tabaco en ningún sitio con la infalible estrategia de pintarse como los guardianes de la saludo de todo quisqui. Y, como era de prever, los plebeyos han respondido.
    No estoy defendiendo el otro extremo, sería estúpido, aunque también parte de la estrategia antes nombrada consiste en extremar las posiciones y eliminar el término medio. O eres un no fumador políticamente correcto o un maldito y miserable devorador de cigarrillos que apagan sus colillas en el tazón de leche de los niños. Tan difícil sería aplicar el sentido común? Hay lugares en que es inaceptable el humo y me parece innecesario especificarlos, pero lo de los bares, grandes espacios abiertos, un banquete...
    Quiero pensar que todos los radicales partidarios de la superley arreglamundos antitabaco, se negaban a entrar a los pubs y bares y no lo han hecho hasta enero de 2006. Que se han negado a ir a una boda para no respirar el letal humo de la faria de turno y que ahora, por fin, les ha llegado el momento. pero me da a mi que no ha sido así. Más bien me ha dado la impresión de que la gran mayoría aceptaba el ambiente de los bares, discos y pubs tal y como era, como algo normal, como algo que formaba parte del ambiente... y no pasaba nada. Pero la reciente dictadura de las minorías (habitualmente intolerantes) a traves de sus brazos políticos ha recordado y ha insistido en anunciar que tienen la obligación y la necesidad de quejarse y de no tolerar ni una pizca cualquier movimiento en contra de sus intereses.
    A la espera de las hordas violentas se ceben sobre mi comentario, me despido con la derrota que supone el no poder tomar un cafecito después de la comida en muchísimos sitios, ya que no me permiten fumar el cigarrito a la vez y para mi, ese café no es lo mismo. Pero tranquilo, al paso que vamos ya les llegará el turno a los cafeteros....

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.