viernes, 25 de julio de 2008

More Expo

WARNING: Entrada larguísima :) ¡Con esto teneis para todo el fin de semana, eh! Si no os vais a leer todo, leeros al menos la parte final con el pabellón ganador :)

He continuado estos días la visita a las destrucciones de la Expo, ya os puse el otro día un adelanto con la pecera y hoy continuamos. Esta vez he intentado hacer fotos con una cámara buena pero, gracias al grandísimo y todopoderoso Murphy y sus leyes inquebrantables, se me acabaron las pilas a los pocos disparos. Así que la mayoría son, para variar, de mi cacamovil.

De la lista interminable de pabellones visitados, voy a contaros cosas sólo de los que me han llamado la atención para bien o para mal. Lo triste es que la grandísima mayoría de pabellones son un puto coñazo, con parades llenas de texto que carece de cualquier tipo de interés, una decoración común (luces bajas, cuatro plasmas y una fuentecilla con agua), con proyecciones soporíferas y carentes de contenido, por supuesto sólo en castellano para así dejar a los visitantes extranjeros con la duda de si era interesante lo que decían.

Lo de tomar el agua como elemento central de la exposición se lo han tomado al pie de la letra. Casi todos los paises tienen cosas muy interesantes que exponer y contar, pero han perdido la oportunidad ofreciendo exclusivamente el omnipresente mensaje "hombre malo, naturaleza buena, agua es vida, desierto feo". Paises como Francia, Rusia o Alemania (por poner un clarísimo ejemplo) tienen muchísimo que exponer, contar y enseñarnos, pero se limitan a ser uno más.

Una reflexión sobre las colas. Los supervillanos no tenemos mucho problema en entrar a los sitios, pero a los simples mortales como vosotros os anuncio que el sistema de fast-pass es una basura. Sólo hay pases de estos para los pabellones que carecen de visitantes y para los que no se necesita porque no hay cola. Sin embargo, pabellones con muy alta demanda como Alemania, Kuwait, Japón o el de Aragón no están incluidos, con lo que solo os queda esperar para cada uno entre una y tres horas de fila. El fast-pass solo sirve para sacar entrada al acuario y la plaza de "Agua Extrema" (y ojo porque a las 12 del mediodía ya no quedan, esto es especialmente glorioso para los que tienen pase de tarde).

Un sistema pues muy poco aprovechado, que podía haber servido para aliviar el cáncer de la Expo, que son las colas, donde los visitantes disfrutan abrasándose y perdiendo horas y horas para ver pabellones sin interés alguno que prometían merecer la pena y que hacen reflexionar al turista si no estarían mucho mejor en la playa como el resto de los años. Además, cuando sacas un fast-pass no puedes sacar otro hasta que pasa la hora indicada. Esto es, si a las diez de la mañana te citan para el acuario a las nueve de la noche, olvídate de sacar otro porque no te va a dejar.

Por cierto, si vais, os advierto: Que haya tres cuartos de hora de fila no hace a un pabellón interesante. Bueno, al grano.

Pabellón puente

Aunque han quitado las manchas con forma de apóstoles y jinetes del Apocalipsis, me es imposible pasar por ahí sin ver alguna joya del noble arte de la chapucería humana.

El pladur se corta con los dientes, el resto son mariconadas

Y en la zona esa donde se puede (o se pudo) escribir algo para la posteridad, se encuentra alguna joya que muchos miembros de la clase política deberían leer...

Zas, en toda la boca

Pabellón de Alemania

Sin duda uno de los que destaca por su originalidad y buen acabado. Es un paseo en barca (como la cueva del terror de las ferias) en el cual te van contando mensajes supérfluos, vaciós y repetitivos hasta la saciedad, pero es una experiencia muy agradable.

Dando ejemplo de la tan cacareada eficiencia alemana, todo funciona como un reloj y está cuidado hasta el mínimo detalle. Hay barquitas adaptadas para disminuidos, y para cualquier cosa unas esculturales señoritas alemanas te atienden amablemente.


Para que veais que es verdad. Los alemanes siempre están en todo...

Un agradable paseo en barca, mola bastante

La genialidad sería que esas duchas funcionaran de verdad :)

Todo lo alemán tiene un encanto especial

Eso si, cabe el preguntarse si realmente compensa esperar hasta tres horas de fila. Para ver la exposición no, pero arriba del todo hay un cuartito-picadero donde los asistentes pueden enseñarles a las azafatas lo cierto o falso del mito del macho español. O, al menos, esa es la conclusión que he sacado al ver este cartel (no había azafatas para comprobarlo en ese momento, y aun así tampoco era cuestión de dejar el listón demasiado alto)...

Con la pareja no te puedes desfogar aquí

Pabellón de Italia, trampa mortal

La exposición trata sobre todo de acueductos romanos, acueductos romanos y más acueductos romanos. Después de eso hay más acueductos romanos, y al final, acueductos romanos. Para el que le gusten los acueductos romanos no dudo que sea emocionante, pero bueno, que me enrollo, lo que me llamó la atención no es eso sino esto:

Que te engañan como a una miserable rata. Mientras pasas ignorando el aluvión de acueductos romanos, alegres italianos te invitan a una generosísima degustación de agua mineral. Esteeee ¿degustación de agua mineral? Entonces piensas que se podían haber estirado un poquito más y tal, y ya cuando vas a salir te matizan que es agua mineral... y... fromaggio italiano. ¡Mmm! ¡Queso gratis! ¡Haberlo dicho antes, joven!

Y aquí es donde entra en acción una de las facetas más miserables de la raza humana: Que se dejan engañar por un miserable trocito de queso. Vuestro supervillano preferido también cayó. Llevados de cabeza a la trampa, como ratas cuyo ADN compartimos en un noventaipico por ciento, entramos en una sala con gradas, y nos hicieron sentar, lejos de los trocitos de queso. ¿Comor? Colega, ¿dónde está mi queso?

Y ahí es donde nos damos cuenta de la triste realidad: Que el queso no es más que un cebo para meterte un rollo de media hora acerca de diferentes tipos de agua mineral. Asi, un italiano cuarentón, clon de Eduard Punset, nos contará en su idioma (mal traducido por una becaria que abandonó su país natal para cobrar una basura traduciendo una charla sobre agua con gas) las bondades sobre diferentes tipos de agua y con qué tipos de comida pega cada uno.


Plano general de la ratonera

Después de eso, Luigi y Salvatore (no se llaman así, pero el mortal aburrimiento me hizo imaginarme sus nombres) sirven al personal un chorrito de agua normal, agua con gas y agua efervescente. Durante la media hora piensas cómo coño has acabado ahí, y lo horroroso de la situación ya que no puedes huir, estás en una trampa sin salida. Tras el interminable e insufrible discurso, POR FIN, dan el puto queso que, como era de esperar, es un trocito minúsculo.

Y por esto sufrimos todos


Plaza del Agua Extrema (o de la expectación frustrada)

Después de horas de espera (a no ser que seas el afortunado poseedor de un fast-pass), accederás a esta plaza que, según la publicidad, es uno de los grandes fuertes. Hay un simulador de gota fría, de huracanes y nosecuantas cosas más, y te mojan y es increible. Ya.

Para empezar, te tienen en una sala de espera con plasmas, proyecciones y demás en las que a según qué hora del día no se ve nada porque da el sol. Luego te dan un chubasquero de plástico y te tienen diez minutos asándote mientras miras una serie de carteles que te ponen los dientes largos:

Empiezan a crear expectación: Te dicen que no entres si tienes problemas de corazón, epilepsia, sobrepeso, daños corporales, embarazadas, jubliados. Que no dejes objetos, que te sujetes bien, que cuidado con el cinturón, que se te va a joder el móvil, y la cámara de fotos con el agua... mientras, estás con el chubasquero pensando en qué infierno te has metido. Finalmente te insertan en una especie de cine mojado y con olor a piscina, y te das cuenta de que los asientos se van a mover. Esto es una lección de cómo hacer suspense. Te advierten de que lo más probable es que te mueras, que pierdas todas tus pertenencias en el huracán y que es peligrosísimo, al limite.

Esto es lo que te venden

Y entonces empieza: Te cuentan una historia típica americana de cómo una señora aria que va a dar a luz en ese momento, lucha contra huracanes y tsunamis en Tailandia buscando un hospital mientras todo el mundo la palma menos ella, para finalmente parir sana y salva, como debe de ser en toda buena producción de estilo hollywoodiense. Mientras tanto, de vez en cuando se mueven los asientos y, ponen un ventilador que da una ligera brisilla, un spray de agua y unos flashes. Eee... ¿¿eso es toda la "simulación de huracanes y tsunamis"?? ¿¿Unos putos pulverizadores del Cristasol y un ventilador con menos fuerza que un secador de pelo??

Creedme, el DWP con cierzo es mucho, muchísimo más parecido a un huracán. Y tienes lluvia horizontal gratis sin hacer cola de dos horas.

Si. La gente sigue expectante pensando que por fín va a llegar la tormenta gorda y al final se encienden las luces y la gente exclama "¿que? ¿YA? ¿¿ya no hay más??" o, lo que piensan más tarde una vez han salido y se les despeja el cerebro del shock: "¿para esto he estado yo esperando dos putas horas ahí fuera?"

Y así es, amiguitos. En la lección de hoy aprendimos que la plaza de Agua Extrema es... una extrema tomadura de pelo, y que no vayais a no ser que no tengais otra cosa que hacer y poseais entrada rápida. Advertidos estais.


Plaza "Ciudades de agua"

Sin duda alguna, de todo lo que he visto hasta ahora de la Expo es lo que más me ha gustado, y con muchísima diferencia. Contenido agradable, fácil de ver, el mensaje es parecido al de siempre pero dicho de una forma con diseño, sin largos textos que no dicen nada. Fotos antiguas de ciudades se funden con elementos jóvenes y modernos. Una ambientación inmejorable, un gusto exquisito. Hasta hay unos originales y atrevidos murales pixel-art que encajan perfectamente. Os pongo algunas fotos, pero no reflejan ni de lejos lo que es en realidad.





Y es que, hasta la salida es espectacular.

Cuando te mueves, el efecto óptico es brutal

Además no hay cola, no hace calor, es grande pero no se hace pesado. Hay sitios donde descansar, hay contenido, es original. Insisto, las fotos no hacen justicia, pasaos por allí si teneis entrada.

Plaza "Oikos"

Otra inmensa tomadura de pelo. Tú desde fuera ves muchos cacharritos que se mueven, te dicen que es el flujo de energía de una casa normal y la gente, no se porqué, intuye al ver muchas cositas que se va a poder tocar las cosas, que va a ser interactivo y entretenido.

Lo más interesante es un ventilador para que los guiris hagan el congrio

Pues hijos míos, no es más que un conjunto de cacharros de cartón-piedra en los que no se ve nada, no se puede tocar nada, no tienen ni la más mínima gracia e interés y, además, es cutre, pero cutre cutre con ganas



A las pruebas me remito. Eso es alta tecnología y lo demás tonterías.


Pabellón de Marruecos

Está bastante chulo. La temperatura dentro es ideal, hay un aroma bastante agradable, la decoración y ambiente están muy logrados y los vídeos son hasta interesantes. Merece la pena verlo, ya que además no suele haber mucha cola.


El H&M de Rabat tiene su propio hueco en el pabellón

Pabellón de Túnez

No hay mucho que reseñar este recinto, excepto este salón que me llamó la atención, ya que es la típica habitación en la que grandes mandamases de naciones musulmanas se dan la mano mientras se fotografían y deciden el destino del petroleo mundial.

Perfecto para hacerse una foto

Plaza del Agua Compartida

Curioso, por que las veces que he pasado por ahí no había nadie, y es una de las cosas más digeribles que he visto. Aunque no es tan bonito como el de "ciudades de agua", el texto es muy corto, fácil de leer, y es mínimamente interesante. La decoración está bastante lograda, son veinte minutos que no me arrepiento de haber empleado.

----------------

Ladies and gentlemen...

...the winner is: Agua Viva

Brutal. Increible. Lo último que me esperaba. Sin tener mucha idea de lo que te vas a encontrar dentro, pasas a una sala de proyecciones. Mientras empieza, tu piensas que irá de cataratas, rápidos, tormentas o cosas así ("agua viva"). Comienza la película con una primera parte bastante buena en la que se compara nuestras agobiantes, rutinarias e insulsas vidas con un desierto. Los horarios, las prisas, las fechas limite, los exámenes, la rutina, cómo pasan los años y siempre es lo mismo. Y cómo buscamos un oasis que siempre es un espejismo que nunca llega. Hasta aquí la verdad es que chapeau, relata la triste realidad de forma original y bien llevada.

Un pabellón con forma inocente...

Y de repente llega de sopetón la segunda parte que algunos detalles te habían hecho pensar que llegaría pero en el fondo piensas "no serán capaces", pero lo son. Si en algún momento antes, algo os había hecho pensar que había destellos subliminales que tienen que ver con alguna secta católica, no sois unos malpensados, estáis en lo cierto. Aquí es cuando se quitan la máscara y empiezan a proyectar frases bíblicas en las que se dice que Jesucristo es el oasis que todos esperábamos, mientras salen los actores felices y contentos saliendo del desierto para llegar a un paraíso terrenal. Unas cuantas citas biblicas, música alegre y... cosas como esta:


Ven a nosotros... no te va a pasar nada

¿"Déjate transformar"? ¿Pero qué clase de secta es esta? Por fín se acaba el vídeo y cuando la gente sale despavorida de la sala de proyecciones, al pasar por la exposición de "protestantes célebres en la Historia", una serie de conversos nos acribilla dándonos (¿o vendiendo? no lo se) Evangelios de San Juán y más cosas que no vi porque salí huyendo de ahí tras rechazar varios folletos sectarios y abrirme camino hacia la salida a machetazos como si la jungla infestada de vietcongs fuere.

Cuando entras al pabellón de la Santa Sede (bastante insulso, por cierto), pues te esperas ver cosas relacionadas con la religión, etc. Pero este está puesto a mala leche, para cazar gente inocente que sólo esperaba ver "agua viva". No se si son testículos de Jehová, de alguna secta protestante, del Opus o de dónde, pero acojona.

---------

Bueno, ¡menudo tochazo! Seguiremos los próximos días...

17 comentarios:

  1. Uys... todavía pensando si iré a la expo y casi me quitas las ganas...

    Bueno, casi que mejor, así me evito el esfuerzo (y discusión) de intentar convencer a la parienta, pues ella no quiere ir seguro. Y de paso me ahorro unos euros y me evito un timo.

    (Bah, tranquilo, que igual vamos, pero tiene que refrescar el tiempo)

    ResponderEliminar
  2. Se vende entrada de 3 dias para la expo con un solo uso....

    Economica...

    Ke os gustara va tontos.....

    ResponderEliminar
  3. vengadoraenmascarada25 de julio de 2008, 22:27

    jajajaja, a mí me pasó lo mismo en el pabellón de agua viva!!!!!!!!!!Jajajajaja, imaginabamos que igual nos metian algun rollo religioso, y en toda la frente acertamos. Al final cuando nos dieron los evangelios nos quedamos flipaos jajajajaja. Y va y nos pregunta el hombre con pinta de cura "Les ha gustado" "Uuuuuuuuuuuuuy, sí sí, mucho mucho" Total, que nos pasamos todo el video hablando y no nos enteramos de que iba XDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

    ResponderEliminar
  4. Buen resumen, está bordado. Además rematado con contenido altamente filosófico.

    Alguna vez nos hemos tenido que hacer esa pregunta tan importante en nuestras vidas:

    Mi queso… ¿dónde está mi queso?

    ResponderEliminar
  5. gracias a la expo han hecho cosas que tenian que estar acabadas hace años,la defendere porque es nuestra ,pero es el coñazo mas grande que yo he visto nunca,. el 90 por cien de los pabellones aburren.tengo un pase nocturno el cual ya casi ni lo empleo porque hasta los conciertos son mas bien escasos y malos (siempre hay escepciones)merece la pena ir un dia para ver la obra en si y ya esta.

    ResponderEliminar
  6. Discrepo con el pabellón de Alemania. Una hora de cola para subirte a unas puñeteras barquitas? Venga ya, prefería de crío el tunel del terror de las ferias, al menos me echaba unas risas (iba sobre raíles, y qué, misma sensación).

    Y sobre el resto... absoluto coñazo sobre la eficiencia alemana en el tratamiento del agua. Si un colega te viene a casa y te dice "hey, para esta tarde he traído un DVD sobre el origen y depuración del agua en Baviera"... ¿No lo mandarías a tomar por saco? Pues eso.

    Te estoy viendo muy blando con esto de la expo, Sylar... el día menos pensado, algún esbirro te apuñala y te sustituye :P

    ResponderEliminar
  7. El pabellón de la Santa Sede, para mí (que soy licenciado en Historia) es el mejor de toda la Expo porque son los únicos que han traído obras de arte que no sean réplicas y además hay que ver qué obras de arte. Nunca más volverán a estar en Zaragoza cosas como tres sarcófagos paleocristianos de las catacumbas romanas, un cuadro del Greco, el tapiz flamenco que es acojonante o el marfil ese que hay traido de León. Es el pabellón más currado con diferencia, al menos no se han limitado a traer cuatro pantallas y poner una tienda al final como el resto de pabellones.

    ResponderEliminar
  8. Y yo con mi entrada de 3 días todavía sin usar...
    Muchas muchas gracias por tu post, la verdad es que es algo que se necesita, un sitio donde se diga lo que REALMENTE son las cosas.

    Muy buen post, enhorabuena

    ResponderEliminar
  9. Tu, aparte de ser negativo, ¿eres algo más?. O, ¿sabes hacer otra cosa?.

    ResponderEliminar
  10. ejem ejem kerido jose luis no creo k respondan a un ex trabajador de ayuntamiento....

    ejem

    ResponderEliminar
  11. Todo cierto.
    Y si, la Santa Sede se lo ha currado.
    Tener tan cerca de los ojos un cuadro de el Greco es una oportunidad única.
    Ver cómo utilizaba los marcos del lienzo para limpiar su pincel y tenerlo tan cerca es todo un detalle.

    A mi me parece algunos pabellones una ruina, una tomadura de pelo, pero ojo, esperaba más incluso de algunos que están bien.
    No es de recibo por ejemplo el de Ibercaja, no es incluso de recibo la planta alta del de Aragón. Hay que ser exigentes.
    No es de recibo que no esté la GM o Balay y si que estén empresas que son menos conocidas en Aragón.

    ResponderEliminar
  12. Para José Luis F. Rioja:

    Este blog es imporescindible. Algunos lo pueden llamar negativo; otros lo llamamos real.

    Para vendernos mentiras pintadas de colores ya tenemos a los políticos y a la publicidad, así que es necesario otro punto de vista.

    Pero claro, la verdad duele y ofende.

    Enhorabuena por tu blog. He estado en la Expo antes de ver ese comentario y coincido en un 100%.

    El 98% es demagogia ideológica sobre el agua, ohh, qué bonita y fresca, mientras la malgastamos y la contaminamos en unos pabellones penosos.

    El otro 2% lo desconozco porque paso de hacer una hora de cola a 40 grados en lo que antes era la fresca y verede huerta de Zaragoza y ahora triste y gris mole de hormigón.

    Viva la sostenibilidad.

    ResponderEliminar
  13. Jesus Morcillo (Albacete)8 de agosto de 2008, 14:31

    Tu serás uno de aquellos que el día de tu final no podrás decir que no conocias o no te hablaron de Jesús.

    »El comienzo de la sabiduría es el temor de Dios; conocer al Santo es tener discernimiento. Prov. 9:10
    Que el Señor te bendiga a ti y a toda tu casa

    Pdt. Busca mientras tengas tiempo.

    ResponderEliminar
  14. Estoy con etrog respecto al pabellón del Vaticano.

    Lo que es para lincharlos es el pabellón de Austria que con su bailecito es como una lluvia amarilla en nuestras zaragozanas bocas.

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.