sábado, 9 de agosto de 2008

Un blog que deberíais leer

Los efectos de hacer la expo sin ningún tipo de cuidado y con prisas se dejan ver. Los techos que se caen, el par de incendios que hubo, los acabados desastrosos y demás chapuzas que te dejan ver que tal vez el recinto de seguro tiene bien poco. ¿Soy un boinarrosca y un exagerado? Creo que no. Murió un trabajador en Villaexpo, luego cayó un actor del Hombre Vertiente y, finalmente y como todos sabeis, estos días atrás se precipitó al vacío un técnico de sonido al romperse un falso techo por el que tenía que ir al haber una muy deficiente instalación. Mas todos aquellos accidentes de trabajo menores que ha habido. Se está jugando con las vidas de los demás.

Me han pasado este blog, que os recomiendo os leais: La Expo desde abajo.

En especial leeros la carta a Héctor (imprescindible) y la denuncia El Faro se cae, teniendo que trabajar los mismos de siempre expuestos a derrumbamientos y a sustancias muy peligrosas.

Este tipo de cosas jamás las vereis en un noticiario.

7 comentarios:

  1. Ya estamos en el fondo del problema. La contrata para el "amiguete" (esta vez Curro Fatas), que a su vez, ya que carece de estructura alguna en su "empresa virtual", recurre a la subcontrata, resubcontrata y requetesubcontrata, para acabar en un falso autónomo que "o te pagas tu Seguridad Social, tus impuestos, tus cursos y tus todos, bajo tu responsabilidad, o no trabajas".
    Me da vergüenza que en mi país se haya legalizado la paradójica figura del "autónomo dependiente", se es autónomo o se es dependiente, pero nunca semejante contrasentido.
    Eso sí, todo un descanso para los "empresarios" de 3.000 euros de capital y pelotazo al canto.

    ResponderEliminar
  2. Hola Sylar, soy asiduo lector de este blog y admirador de él (y por consiguiente tuyo) pero creo que, sin ánimo de ofender, antes de escribir esto te has apretado demasiado la boina. Me parece de muy mal gusto culpar de la muerte de un niño (porque Héctor casi lo era todavía) a los trabajadores o constructores de la Expo, por no hablar de achacar el accidente durante el espectáculo del hombre vertiente también a los mismos, ¿de verdad sabes lo que pasó en este espectáculo?, ¿qué tiene que ver con la construcción del edificio?.
    Todos hemos cometido alguna vez imprudencias y algunas se pagan caro, lo que hay que hacer es evitarlas y CONCIENCIAR de los peligros.

    De veras, Sylar, léete lo que has escrito y reflexiona. Creo que esta vez has mezclado churras con merinas y has practicado una abobinable demagogia más digna del peor PP que de ti.

    David

    P.D. Soy un aparejador que no ha puesto un pie en las obras (y chapuzas que también las hay) de la Expo pero que admiro el trabajo hecho en tres años.

    ResponderEliminar
  3. Hola, David. No estoy de acuerdo contigo, lo primero porque con 28 años no se es un niño. Es una edad en la que ya se llevan unos cuantos años currando.

    Es muy fácil culpar al chico de pasar por un falso techo, "no haber pasado, no ves que te puedes matar". Ni de lejos. La culpa viene de una instalación hecha con prisas. ¿A qué santo ponen un patch de audio en una esquina donde no hay pasarela? O bien el patch estaba donde no debía o faltaban pasarelas técnicas en el edificio. Esto es pasarse la normativa de seguridad por el forro de los cataplines.

    Aparte de ser imposible llegar a ese patch sin jugarse la vida, sabes que tienes que llegar ahí, y si no lo haces te juegas tu puesto de trabajo porque "los de telefónica pasan constantemente y no pasa nada, tira no seas gallina". Por mucho que el trabajo esté concienciado de que se está jugando la vida, es presionado para hacer temeridades. Todos sabemos que eso pasa, para algo estamos en el culo de Europa. La actitud tenía que ser "ni se te ocurra pasar por ahí arriba, primero tenemos que securizar la cosa", pero aquí se trabaja como Pepe Gotera y Otilio. Se de lo que hablo.

    Yo no admiraría tanto el trabajo hecho en tres años. Si no vas a ir a la Expo, aprovecha cuando abran el recinto al terminar para pasarte por ahí y ves la cantidad de chapuzas impresentables que hay. Y si puedes, baja al "subsuelo" de los trabajadores. Y cosas que puedes hacer ya, pásate por el Hiberus o date una vuelta en bici por los alrededores contando las baldosas saltarinas.

    Imagínate lo bien hechas que están las cosas que el recinto "post-expo" empezará a funcionar en 2011. Tres años después de la expo. El tiempo que hace falta para dejar las cosas bien.

    ResponderEliminar
  4. Hola de nuevo Sylar. Me estás dando la razón sin darte cuenta, has escrito "los de telefónica pasan constantemente y no pasa nada, tira no seas gallina" y que culpa tienen los trabajadores o diseñadores de las obras de que ese pobre joven tenga un ... (llámalo como quieras) por jefe?. De todas formas por borde que sea tu jefe siempre te puedes negar, denunciar o por lo menos ponerte un arnés. CONCIENCIACIÓN, es preferible estar en paro y denunciando a una empresa que muerto.

    Lo del Hombre Vertiente me imagino que ya te habrás dado cuenta de que no venía a cuento.

    He estado en las obras y en el recinto cientos de veces (quería decir que no he trabajado allí) porque por mi trabajo me gusta ver ese tipo de obras (ya te he dicho que soy aparejador).

    En la Expo hay muchísimas chapuzas eso no lo puede negar nadie pero ¿de verdad piensas que en el poco tiempo que hay entre la elección de la ciudad y el inicio de la muestra da para hacer más? sinceramente y conozco el tema creo que no. Se ha construido todo ese megacomplejo en el mismo tiempo por ejemplo que "no hicieron nada" en Independencia o en el tiempo en que tardaron en "cagarla" en Eduardo Ibarra y compara la magnitud.
    Esta ha sido la última Expo con tan poco tiempo para trabajar, el BIE se ha dado cuenta y ha ampliado en un año ese periodo.
    He estado en los almacenes subterráneos de le Expo y no los veo peores que cualquier almacén de un gran mercado. También estuve en el Hiberus y sufrí como colegas de Dragados me decían que era imposible llegar y hacían horas y horas.

    Me imagino que podríamos discutir durante horas, meses o años sin llegar a entendernos, posiblemente esa sea una de las grandezas de la inteligencia humana.

    ResponderEliminar
  5. Hola Sylar,

    Comentarte que estoy de acuerdo con lo que afirmas y voy a proceder a hacer un post comentando estas noticias para que cada uno saque sus propias conclusiones.

    Obviamente lo que esta claro es que este trabajador debería haberse negado a efectuar este trabajo precario. Sin embargo el escaso tiempo no es justificativo de las instalaciones precarias para llegar a tiempo. Es más deberían ser sus responsables los que le impidiesen subirse en esas condiciones.

    Por lo tanto David no decimos que siempre se hagan las cosas mal pero cuando hay accidentes se tiene que investigar para ver que pasó y evitar que vuelva a pasar y no taparlo como si nada pasase.

    Saludos,

    Juan Martínez de Salinas

    ResponderEliminar
  6. Mercedes Dice:

    Agosto 12, 2008 a las 12:29 pm
    NIÑO ACCIDENTADO EN LA EXPO

    En primer lugar, me gustaría expresar mis condolencias a las familias del niño ahogado y del joven muerto en el Palacio de Congresos.

    El pasado 28 de junio, mi familia y yo visitamos la EXPO por segunda vez en compañía de unos amigos, planificamos la tarde con tres visitas “importantes” por poner un calificativo, ALEMANIA, ICEBERG Y HOMBRE VERTIENTE, pues bien, después de hacer dos horas de espera para entrar en el pabellón de Alemania, nos dirigimos hacia las gradas del Ebro con el fin de coger sitio, principalmente por los niños, en el camino nos encontramos con el pabellón de América Latina y mi hijo el mayor (13 años), al ver que no había fila para entrar propuso la visita y como íbamos bien de tiempo a todos nos pareció bien y entramos.

    Para quien no conozca el pabellón, explicaré que es muy grande, hacía un calor agobiante, y vas ganando altura a través de unas rampas laterales con una especie de plazas de los distintos países. Al llegar arriba vimos la copa de una gran palmera que estaba plantada en la planta de abajo y al ser tan grande habían hecho un agujero en el techo (suelo de la primera planta) alrededor del cual habían puesto una valla para que los visitantes pudiéramos ver la palmera desde arriba. Pues bien me pareció bonito el marco de las hojas de la palmera saliendo desde el suelo para una fotografía y no lo dudé, yo que andaba cámara en mano retratando cuanto me parecía bonito para recordar, le dije a uno de mis hijos pequeños (tengo unos trillizos de 8 años, dos niños y una niña) - Fernando, ponte ahí con Pilar (una de las hijas de los amigos que nos acompañaban) que os hago una foto, y mientras enfocaba a los niños MI HIJO FERNANDO DESAPARECIÓ, el niño se refirmó en la valla y ésta que no sé qué tipo de sujeción tenía, (si la tenía), se vino abajo precipitándose mi hijo de espaldas unos cuatro metros abajo aproximadamente.

    El resto: El grito de mi marido (que como los demás esperaba a que disparase la fotografía) ¡FERNANDOOO!, y corrió desesperado por la rampa para llegar hasta él, cosa nada fácil pues se metía por las plazas en su afán desesperado de llegar hasta el niño y éstas que no tenían salida le obligaban a retroceder, cuando llegó hasta él unos jóvenes (que me imagino se llevarían el susto de su vida) lo recogieron de los pies de la palmera en su instinto de socorrer a mi hijo y lo sacaron de “la maceta”, mi marido no dejó a mi hijo moverse del suelo por miedo a que tuviera alguna lesión en el cuello o columna. Lo que yo ví al asomarme fue a mi hijo en el suelo llorando y llamándome, y un cerco de sangre en el bordillo de cemento que hacía de macetero de la gran palmera. Mis gritos y los de mis otros hijos era el sonido que se podía escuchar ante la mirada atónita de los visitantes que en ese momento se encontraban allí. Algunos se esperaron hasta que vinieron los servicios médicos, cuya espera se hizo eterna, tanto que yo misma llamé a Bomberos (mi marido es bombero) pidiendo que enviasen la ambulancia con la mala suerte de que estaba en otro servicio. No obstante la enviaron, pero ya había llegado la del 061. No sé el tiempo que tardó la ambulancia en llegar (aunque en esos momentos los minutos parecen horas) y no voy a enjuiciar la atención recibida porque fue del todo correcta, tanto por los médicos como por los voluntarios que nos atendieron. Pero lo que sí he de decir es que en ningún momento nadie se presentó como responsable del pabellón ni de la EXPO.

    Los amigos que nos acompañaban se llevaron a mis otros tres hijos y a sus hijas pues estaban presenciando algo que difícilmente olvidarán. Nosotros seguíamos en el centro médico de la EXPO, pidieron una UVI para el traslado al Hospital Infantil, mi niño se quejaba de dolor de cabeza, de tripa y espalda y lo que nosotros pasamos en esos críticos momentos sólo nosotros lo sabemos. Mientras atendían a mi niño a mi marido le dio un bajón, pues había estado con él hasta que llegaron los médicos haciéndose el fuerte, diciéndole que no era nada, él por su trabajo está acostumbrado a ver accidentados, pero ver a tu propio hijo es totalmente distinto. Afortunadamente, se le pasó enseguida. En el traslado al Infantil no nos dejaron acompañarle por lo que se fue llorando y nosotros nos quedamos muy angustiados. Cuando nos dieron el resultado de las pruebas, tan “solo” tenía el traumatismo craneoencefálico, una fractura de cráneo, una brecha de unos 8-10 cm. y magulladuras en el lado izquierdo. Al haber fractura tuvieron que avisar al neurocirujano. Al salir del quirófano después de coserle la brecha, y ver al niño despierto, respiramos algo más tranquilos, nos dijeron que no era necesario llevarlo a la UCI y que lo dejaban directamente en planta, lo cual nos alivió enormemente la angustia.

    El resultado final del accidente fue, tres días en el hospital, una semana de playa pagada y perdida (teníamos las vacaciones en julio) y un verano lleno de limitaciones, no bici (este año los reyes habían traído bicicletas nuevas), no fútbol, no tirarse de cabeza en la piscina, no bucear y mucho cuidado con los golpes. Vamos un desastre.

    A todo esto sólo quiero añadir un comentario, los responsables EXPO se han apresurado a decir que el niño ahogado no estaba en el recinto, y que Héctor había pisado donde no debía, pero:

    - ¿QUIEN HA DICHO QUE LA VALLA EN LA QUE SE REFIRMO MI HIJO ESTABA MAL SUJETA O CARECIA DE SUJECION ALGUNA?
    - ¿QUE MEDIO DE COMUNICACIÓN HA HECHO PUBLICO ESTE ACCIDENTE RELATANDO LAS CIRCUSTANCIAS QUE LO RODEARON?

    - ¿SE TENIA QUE HABER MATADO MI HIJO O HABER QUEDADO PARALITICO PARA QUE SE HUBIERA INFORMADO DEL ACCIDENTE EN LOS MEDIOS?

    - ¿PORQUE, SI EN VISTA DE QUE NO SE DECIA NADA AVISAMOS A DISTINTOS MEDIOS (El Periódico de Aragón, Heraldo de Aragón (que sacó una mini nota informativa con datos unos no eran correctos y otros ni siquiera nosotros conocíamos y luego dicen que nos recibimos el alta médica cuando lo que recibimos fue el alta hospitalaria, Aragón Televisión, Antena 3, Radio Ebro) y NINGUNO SE HA DIGNADO EN DECIR ABSOLUTAMENTE NADA)

    - ¿PORQUE EN HERALDO DE ARAGON Y EN ARAGON TELEVISION HACEN AMPLIOS REPORTAJES DEL CENTRO MEDICO EXPO Y TAMPOCO HACEN NINGUNA REFERENCIA? (He de decir que no tengo conocimiento de que algún otro medio hay hecho reportaje alguno específico acerca de las asistencias dadas en el centro médico EXPO).

    - ¿QUE TIPO DE CENSURA INFORMATIVA ES ESTA?

    Aquí hay una serie de negligencias y en mi opinión corresponde pedir responsabilidades al arquitecto que diseñó la valla y su sujeción, al técnico que la colocó y no la sujetó ó la sujetó mal y al arquitecto que supervisó los trabajos y dio el Visto Bueno y el Final de Obra, pues digo yo que si hubiera supervisado bien esto no habría ocurrido (si hay alguien más implicado en esta responsabilidad yo lo desconozco).

    Ahora las vallas están reforzadas con unas barras por detrás, pero lo lamentable es que se ponen los remedios cuando ya se han producido los accidentes, los cuales se podrían haber evitado. Nosotros hemos tenido “MUCHÍÍÍÍSSSIMA SUERTE”, mi hijo podía estar enterrado, pero a HECTOR la suerte no le acompañó. Rezo por él y su familia, toda una vida por delante se ha visto rota de la forma más inesperada.

    Tengo que decir que mi hijo recibió la visita en el hospital de dos trabajadoras de la oficina del comisario y obsequiaron a mi hijo con unos detalles, al hospital llamó por teléfono Isabel (responsable del centro médico), al día siguiente de hablar yo en la cadena SER recibí la llamada de ROQUE GISTAU y de ORTEGA (casualidad ¿no?), y pasados unos días el único que se interesó por la recuperación de mi niño fue J.A, Belloc que previamente había enviado un regalo a mi hijo al hospital, con una carta para el y otra para nosotros sus padres.

    Reconocer los errores cometidos y dar la correspondiente difusión es algo que honraría a los responsables, ya que no deben olvidar que en el sueldo les va la responsabilidad, el éxito, el fracaso y el dar explicaciones.

    La conclusión y valoración que saco de todo lo sucedido es que mi hijo se tenía que haber matado ó sufrir lesiones graves irreversibles para que la gente se enterase de que un trabajo mal diseñado y mal realizado había acabado provocando un accidente, pues aunque sigo llorando, porque a mí no se me ha pasado, prefiero que mi hijo y haya sido IGNORADO, aunque una brecha en la cabeza le recuerde su paso por la EXPO durante toda su vida.

    ResponderEliminar
  7. Otra página interesante:
    http://expo-no.es/

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.