miércoles, 24 de septiembre de 2008

Looking to nowhere

Los semáforos también tienen una vida propia y se relacionan con los demás. Pero no siempre hay buen rollo, a veces discuten, se indignan y miran pa otro lado sin hablarse. La vida en pareja es dura a veces.

-Pero cielo...
-¡Te he dicho que paso de hablar contigo!

Como no se arreglen, el semáforo pequeñito tendrá que irse buscando otro mástil (y seguir pagando la hipoteca de este), pagar pensión de manutención hasta que sus semaforitos se hagan mayores y, como novedad desde ayer, pagarle además OTRA pensión alimenticia al semáforo refunfuñado, obligándole así a malvivir para el resto de sus días en un infierno de soledad y austeridad. Cosas que tiene la discriminación positiva semaforista.

¡Espero que se reconcilien pronto!

5 comentarios:

  1. jajaja que me devuelve el envio mi email, me dice que nose puede enviar y que lo rechaza tu email.. exactamente eso ¬¬ qe te hizo mi email al tuyo? jajaja ¬¬ ajajaj

    el post SUBLIME, como siempre. Te aporto un dato para un post:
    Por todos sabido es el retraso de autobuses, pero.. esos grandes desconocidos ... EL 50 Y EL 44! esos autobuses dan miedo, incluso tardan 3 cuartos de hora en llegar a la parada (enserio, en invierno estuve 3/4 de hora esperando al 50 y casi me congelo).

    ResponderEliminar
  2. Jajajajajaja, tío, cada día tus posts son mejores

    ResponderEliminar
  3. Genial.
    Coincido con María, sublime.
    Coincido con DiegoNavarro, surrealista.

    ResponderEliminar
  4. Un pequeño apunte: al semaforito pequeño, se le denomina "repetidor". Que muy poca gente lo sabe jeje
    Un saludín!

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.