jueves, 25 de diciembre de 2008

Touching the balls

Hi there! Lo primero de todo, como habeis podido comprobar, me echo atrás en el tema de los títulos en cristiano. Muchos habeis sido los que en público y en privado me habeis instado a continuar con la lengua de Shakespeare, y me habeis convencido. (Esta vez no pongo bandera que os poneis como locos luego)

Gracias William, sabía que nos apoyarías

A lo que nos ocupa: L.A.C. me cuenta una historia de terror que ha vivido el en sus propias chichas y me pide que os la haga llegar. La verdad es que produce indigestión leerla...

"Como parece que estás bastante molesto con el tema del despilfarro público, te voy a contar una anécdota acerca del funcionariado profundo, que es como yo llamo a aquellos que no están de cara al público. Si los que tú ves ya se están tocando la nariz todo el día, imagínate estos.


Yo antes trabajaba de informático. En una ocasión, me tocó ir a limpiar un virus donde la FAMCP (Federación Aragonesa de Municipios, Comarcas y Provincias), y lo que allí vi me hizo perder el respeto para siempre a los funcionarios. Todo lo que hayas oido hasta ahora es poco. La oficina consiste en un largo pasillo en el que a los lados florecen despachos, en total unos treinta. Mi tarea era simple, ir ordenador por ordenador, actualizar el antivirus y limpiar toda la mierda vírica que encontrara.

Empecé por el fondo del pasillo y conforme iba avanzando despachos iba oyendo a los funcionarios trabajar duramente: -¡Cabrón, que me has matado! -¡Venga, vamos todos a por Gutierrez!, etc. Resulta que estos individuos que comen de mis impuestos estaban jugando a una especie de Counter Strike en red. Unos veinticino de los treinta. Por supuesto, conforme les iba diciendo que tenía que hacer tareas de mantenimiento en el ordenador, protestaban y me decían que si podía volver en otro momento, que estaba la partida muy interesante. Es uno de esos momentos en los que uno le gritaría cabrón, que te estoy pagando yo, cortate un poco o qué, pero como no hubiera servido para nada excepto para ganarme una bronca, no lo hice.

El duro y arriesgado entrenamiento de los marines de la FAMCP entre café y café asegura una mayor protección ciudadana

Por fín llegué a un despacho donde no había un francotirador matando compañeros, sino una señora ya madura que estaba concentradísima en el ordenador. Me asomo y, como no podía ser de otra forma, era el buscaminas. Le digo hola buenas, tengo que limpiar de virus el ordenador. Y la mujer ni siquiera se dignó, ya no a mirarme, sino a responderme. Pensé que tal vez tuviera algún problema de oido y le repetí, señora, tengo que limpiarle el ordenador. Esta vez tampoco me miró, pero al menos me dirigió un ahora no puedo, estoy batiendo mi propio record, espérate cinco minutos que ya acabo. Impresionante.

Primero las oposiciones, y luego esto... buf...

Ya creía que nada peor podía ocurrir. Llegué al despacho de la que parecía la jefa de los marines y buscadoras de minas, y la verdad es que todo era normal. No había ambiente de fiesta, todo estaba limpio y parecía una oficina normal y corriente donde la gente trabaja. Bueno, la jefa se salva al menos. No estaba jugando a nada. Total que dejo actualizando el antivirus y acabó saltando el salvapantallas... y qué salvapantallas. Apareció en las diecinueve pulgadas de monitor un negro culturista posando cuya característica más visible era una polla como mi antebrazo de grande. Me quedé mirandola a la jefa y luego al negro y no pude evitar pensar en la contaminación orgánica que seguramente tuviera el ratón que yo estaba tocando...

La fiebre Obama llega a nuestras oficinas públicas

Cuando volví a mi oficina, le conté lo sucedido a mis compañeros pensando que era algo increible y excepcional e, impasibles, los que ya habían estado allí me dijeron que no había visto nada nuevo. Que una vez que fueron ellos, en el gran pasillo central del que cuelgan todos los despachos se estaba celebrando
un partido de fútbol. Que, faltaría más, no pararon de jugar ante la presencia de los técnicos.


A mi pregunta de qué coño hacía esa gente ahí me respondieron que su trabajo consiste principalmente en reenviar las peticiones de los municipios, comarcas y provincias a la DGA. Y luego devolverles la respuesta. Toma Jeroma.

Y esto me ha hecho perder la fe no sólo en esa pandilla de parásitos calientasillas, sino en todo el sistema, ya que si lo que me han dicho es cierto es que se tocan los genitales a dos manos (y algunos sospecho que literalmente) porque realmente no hay nada que hacer. ¿Por qué tiene que haber treinta personas en un piso enorme pudiendo hacer exactamente el mismo trabajo una o dos en una oficina normalita? ¿Qué clase de despilfarro es este?"

Gracias, puede retirarse. Un testimonio aterrador, sin duda. Y ahora, pensad en tooooodos los impuestos que pagais vosotros y vuestra empresa por teneros ahí. Y el IVA de todo lo que comprais. Y adonde va todo...

23 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. A eso es a lo que el rey lo llama "tirar del carro", ¿no? jajaja

    ResponderEliminar
  3. Mira, no soy aragonés, pero dan ganas de ir allí con un lanzallamas y prender fuego a todo.
    ¿Tirar del carro? ¡Estos están subidos en él! Lo que no dijo el Rey es que del carro tiran los borricos...

    ResponderEliminar
  4. Pues esto ni me llena de "odgullo", ni de "satisfagcion".

    ResponderEliminar
  5. Os cuento mi experiencia con los funcionarios en Zaragoza.

    Hace dos o tres años fui a los servicios de Industria de la DGA en la plaza de San Pedro Nolasco, en concreto a la Sección de Energía Eéctrica en la primera planta, pasillo a la izquierda.

    Fui a hacer gestiones para mi empresa.

    Me planté en el pasillo, delante de la puerta de esa sección de energía eléctrica, con la intención de preguntar a la persona que estaba en la mesa más próxima a la puerta por otra persona con la que debía de hablar.

    Pues bien, esa persona, una chica que parecía venida de lo rural profundo, con una especie de rebeca de ganchillo y un pelo rizado horroroso, que parecía la prima de Pippi Calzaslargas, estuvo 20 minutos de reloj (los conté) hablando por teléfono con el técnico de la caldera de SU CASA. Cuando colgó se dignó a atenderme con su cara de sota con un... "pregunta por ahí" indicándome el resto de mesas de sus compañeros que se perdían en el fondo. Parecía que le había molestado mi presencia.

    Más me molestó a mi que aquella lamada en "prime time" la estuviera pagando yo de mi bolsillo.

    Seguramente esta elementa seguirá allí paciendo. San Pedro Nolasco, Sección energía eléctrica, Primera planta a la izquierda.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. De vergüenza me parece lo que cuentan en ese email... pero no todos los funcionarios son así. Eso sí, a estos... ¡a la puta calle! Pero, por ejemplo, yo soy interino y no veas lo que nos toca currar...

    ResponderEliminar
  7. No te preocupes. Ya veras como cuando consigas plaza, haces la media.


    No comprendo lo del funcionariado, la verdad. Y los puestos "vitalicios". Una cosa esta clara, si te pagan para un trabajo y no lo haces o lo haces con insuficiente diligencia el futuro deberia estar en la cola del INEM.

    Ni mas ni menos.

    ResponderEliminar
  8. A ver, cándidos, os lo digo de gratis y para el que no lo sepa:

    TODO EL SISTEMA, ESTÁ ABSOLUTA Y TOTALMENTE PODRIDO.

    Os pondría un ejemplo tras otro: he trabajado subcontratado por distintas administraciones, para una empresa que vivía de subvenciones y ahora dependiendo de la administración local (que me paga DGA, vamos). No os canséis. Nada va a cambiar. Buscaos un buen hueco y vivid como rajás vosotros también.

    No queda otra.

    ResponderEliminar
  9. lo que me extraña es que no haya saltado por aqui ninguno/a diciendo lo muchisimo que les costó opositar y que si nos quejamos, que hagamos nosotros lo mismo...siempre la misma defensa, como si al resto nos regalaran las cosas...alucino y sin drogas

    ResponderEliminar
  10. Si, sobretodo porque esa "excusa" lleva implicito el mensaje de "si, soy un vago al que pagas con tus impuestos, pero me lo tuve que ganar"....

    ResponderEliminar
  11. NO OS ESTAIS DANDO CUENTA. Todos sabemos que los refranes nunca mienten. PERO.... hoy se ha cído uno.
    ESTAN DANDO DUROS A CUATRO PESETAS!!!!!
    O SEA QUE A LOS DEMÁS NOS LOS DAN A 25 PESETAS POR LO MENOS!!!!
    De todas maneras yo lo hubiera grabado en video. Verlos jugando a futbol, me parto, saca el corner gómez!!
    chuta chuta!!!
    GOOOOOOOOOL!!!!!

    ResponderEliminar
  12. Cuando eres funcionario, que te lo curres o no, siempre te van a venir con que eres un vago, asi que, pa qué...?
    Tbn es verdad que en ESpaña lo de los funcionarios es muy fuerte. Defienden muy bien el sistema, no estan aqui para dar un servicio al usuario, sino para mandarte a la mierda, que nunca sepas donde acudir y a quien dirigirte y que nunca te puedes quejar o pedir explicaciones porque te van a agotar con su pasividad y su falta de gana!
    A veces, en su amargura me dan pena, se resignan a tener el papel de malo y es como si no pudieran ser simpaticos contigo, no les sale, por muy bien que te te portes con ellos!

    ResponderEliminar
  13. Me he quedado muñeco después de leer esta entrada.

    O_o

    ResponderEliminar
  14. Que establezcan un sistema de retribución variable, con su mínimo legal, y luego por objetivos, medibles y alcanzables trabajando... Así caerían unos cuantos vagos.

    ResponderEliminar
  15. Hombre amigoos deberías seleccionar un poco a los funcionarios, pues no se puede meter a todos en el mismo saco. Las generalizaciones conllevan muchas juicios injustos. Estoy totalmente de acuerdo que hay que cambiar el sistema de "mantenimiento" de los funcionarios pero no curran lo mismo los del ayuntamiento, que los de Hacienda, que los de sanidad, que los maestros y profesores ni por supuesto los del fraude político de los tan brillantemente mencionados en este blog:FAMCP, que efectivamente es, máas que un insulto , un DELITO. Enhorabuena Sylar, a por ellos, pero acertando

    ResponderEliminar
  16. ¿A qué político amiguete hace falta rendir pleitesía para tener un puesto -por llamarlo algo- así?
    Sólo viendo esto o por ejemplo lo que hicieron algunos sindicatos en las últimas opsiciones de Aragón de enseñanza (dando puntos el último día a ciertos interesados) te dan ganas de quemarles el chiringito.

    ResponderEliminar
  17. Normalmente con ser sobrino, hijo o hermano de alguien que esté en un sindicato, en alguna formación política o en alguna institución debería bastarte.
    Eso sí, el resto de tus navidades vas a tener que comprar jamón de jabugo... y no te lo vas a comer tú.

    ResponderEliminar
  18. No metáis a todos los funcionarios en el mismo saco. Yo trabajo en la enseñanza y, además de pasar una dura oposición (sin enchufes ni padrinos), llevo 23 años currándomelo cada día y os puedo asegurar que, tanto mis compañeros como yo, nos ganamos sobradamente ese sueldo que según algunos nos pagáis entre todos (como si a nosotros no nos retuvieran nada, sólo el 19 o el 20 por ciento...). En fin, antes de generalizar, informaros.

    ResponderEliminar
  19. A ese anónimo que se da por aludido yo le diría que se tranquilizara un poco. Me parece que en este foro no se está hablando ni de la gente de enseñanza, ni de policía, ni bomberos, ni enfermeros, etc. sino de todos esos funcionarios que todos conocemos que no hacen más que calentar la silla en una oficina pública. Ademas creo que vosotros, con las nuevas generaciones de niños gilipollas que están saliendo, no sois los más agraciados del mundo que digamos.

    ResponderEliminar
  20. Gracias Mario, ya imaginaba que no iba en contra de la enseñanza, sanidad... pero es que estoy hasta las narices de aguantar bromas de funcionarios. Lo siento.

    ResponderEliminar
  21. Gracias Mario, ya imaginaba que no iba en contra de la enseñanza, sanidad... pero es que estoy hasta las narices de aguantar bromas de funcionarios. Lo siento.

    ResponderEliminar
  22. Ixeia, que NO es una broma. Y si estas hasta las narices de las bromas de funcionarios, a lo mejor es resto de ciudadanos estamos directamente hasta las narices de los funcionarios.
    ¿que no son todos iguales? pues a lo mejor tendriais que ir haciendo una selección desde dentro ¿no?. O eso es incómodo para los sindicatos.
    Pues ¡hala! cargaos la función pública que las externalizaciones van que vuelan.

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.