viernes, 10 de abril de 2009

Midas touch

El error del Rey Midas fue pedir que todo lo que tocara se convirtiera en oro. Esto lo hizo al monarca, aparte de estrepitósamente rico al instante, terriblemente desdichado, pues ni tan siquiera era capaz de comer al transformar la comida en oro o tocar a sus seres queridos.


Pero en los tiempos que corren, los alcaldes de las villas han solucionado este molesto problema pidiendo únicamente que sólo el suelo que señalen se convierta en oro.

Pongamos un ejemplo ficticio (cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia): Érase una vez un señor alcalde que, insatisfecho con sus inmensas riquezas, decide montarse un nuevo negocio con el que se va a lucrar todavía más, haciendolo feliz. Este negocio consiste en lo primero que ha podido pillar que le de dinero: una exposición de flores y vegetales que a nadie le interesa, pero lucrativa al fin y al cabo.

No obstante, este señor tiene un problema: Su avaricia ha hecho que a su pueblo ya no le quede dinero. Se lo ha gastado todo ya en enriquecerse con otros negocios que ningún bien ha traido a los súbditos pero que sí ha traido la ruina (de hecho el dinero de sus arcas proviene de sus fieles), así que, ¿de dónde podrá sacar más pasta sin directamente robarla?

Y ahí es donde entra su "Midas touch", y no sin cierto cinismo y chulería: Para la expo de las huertas y las flores, coge con su dedo y arrasa un montón de huertas y flores que automáticamente convierte en asfalto y ladrillo a precio de oro. El resultado no podría ser mejor: el flujo monetario sigue yendo del pueblo que compre ese asfalto y ladrillo directamente a los bolsillos del avaricioso señor.

Lo que no se si este señor que bien se ha aprendido los errores del cuento del Rey Midas, ¿se habrá leido también el de la gallina de los huevos de oro? ¿Cómo creeis que acabaría el cuento?

4 comentarios:

  1. El cuento acabara con todos los imbeciles de esta ciudad alabando la exponabo, dado que "la ciudad necesita expomierdas como esta para ser algo a nivel mundial".


    Igualico que ha pasado con la expoagua, si, esa que tanta riqueza a traido(a los empresarios de chatarrerias...)

    ResponderEliminar
  2. El cuento acabará con el Rey Midas comiéndose sus recalificaciones con patatas porque el ladrillo está muerto, y para unos cuantos años.

    ResponderEliminar
  3. el cuento acabará con otro cuento que contarán otros cuentistas

    ResponderEliminar
  4. Lo que pasa es que engañan a la gente y la gente se deja engañar. ¿O es que en 2006 o 2007 no se sabía que el modelo de explotación de la Expo iba a dejar al Ayuntamiento endeudado por 15 o 20 años?

    Se sabía perfectamente, pero no se dijo, porque, para variar, los mismos que recalifican se llevan bien con los que construyen, y estos con los que prestan, y estos con los medios de comunicación, y etc.

    Y así es como nos vuelven a colar chorradas como la de Zaragoza ciudad de la cultura. Otra mierda con la que dejar de financiar lo propio, lo original, lo individual, para financiar la "cultura a granel", que es la bazofia que nos han dado todo este verano.

    Y los gobiernos y las administraciones cambian, pero los ciudadanos se siguen comiendo con patatas las deudas que estos dejan tras su paso.

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.