viernes, 3 de julio de 2009

Who you gonna call?

Nueva York, año 1989. Toda la maldad, odio y rencor de los neoyorquinos se concentra en un río de babas podridas que circula por el subsuelo de la ciudad, alimentando el malvado espíritu de Vigo el Cárpato, residente en un cuadro, el cual trata de volver a la vida para instaurar el reino del mal. Estas babas salen por las alcantarillas al exterior y de ahí se materializan horribles criaturas, que aterrorizarán a la población. Supongo que la mayoría de vosotros recordais la historia, narrada en un exitoso documental de la BBC llamado "Cazafantasmas 2".

Imagen extraida del riguroso documental, en la que vemos la fétida y podrida sustancia

20 años más tarde, en Zaragoza (Spain), empieza a suceder algo similar. Un influyente personaje ha debido ver dicho documental y, tras años de investigación, ha descubierto la forma en la que Vigo actuaba y ha decidido hacer algo similar. Instaló el cuadro original en la basílica del Pilar y poseyó el espíritu de Vigo hasta hacerse con los mismos poderes.

Vigolloch, el azote de los maños, en su cuadro esperando el momento para gobernar en la era de la maldad.

Tras esto, empezó a hacer obras sin mucho sentido y a despilfarrar todo lo que pudo para que el odio y el malestar ciudadano generado por sus acciones (que no es poco) se concentraran en ese apestoso líquido que le da poder. Al igual que en la película, de él salen además extrañas criaturas.

Pero como siempre, los planes de los villanos al final son descubiertos. Un lector del blog, Jujemi (¡gracias por el material!), se ha percatado del genial plan y me pide que lo publique, con la esperanza de que algún cazafantasmas limpie esa podredumbre. El caso que me cuenta es de la c/Vicente Berdusán, en la cual hay diferentes huecos para los árboles en los que un manantial de tan magnífica sustancia sale del subsuelo y rebosa hasta llenar la calle de mierda.




Tan completo es el reportaje de Jujemi que hasta envía un video en el cual se pueden ver las criaturas que se empiezan a criar en la caca, y que como ya vimos en el filme de hace 20 años, si nadie se hace cargo ahora de ellos se pueden convertir en horribles fantasmas.



Así que ya sabeis, si veis a Michael Jackson y a Frank Sinatra cantando juntos por la calle es que es demasiado tarde y el fín está cerca...

4 comentarios:

  1. Jajaja, pero Vigolloch necesita tener metro para que el río de mocos llegue a el, con el tranvía nunca se saldrá con la suya...

    Cada día estas mas zumbado :-)

    ResponderEliminar
  2. Mola un webo el retoque :D

    ResponderEliminar
  3. diossssssssss, estamos perdidos!!!!! qué narices era eso que se movía en el charco??? pelillos de punta y todo, puaggggggg.

    ResponderEliminar
  4. ...and life has found a way...

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.