miércoles, 20 de abril de 2011

So dirty

Me hace gracia la noticia de El Periódico de hoy en el que se dice que el ayuntamiento va a reparar los desperfectos causados por los vándalos en el puente del Tercer Milenio. Si bien es cierto que es una acción necesaria como en cualquier otro lugar de la ciudad manchado por incívicos, digo que me hace gracia porque precisamente el otro día pasé por ahí e hice esta foto:

¡Maño! ¡Qué limpico y escoscado!

Se dice en la noticia además que para llegar a los cristales rotos por fuera para cambiarlos hace falta llevar una grua y cortar un carril, además de un sofisticado proceso. Pero amigos, ¿de verdad el problema son los cristales rotos, los cuales creo recordar por cierto que se rompían por las vibraciones? Pues creo que ni eso ni las cuatro pintadas. El problema es que se están aprobando desde hace ya tiempo infumables diseños de estructuras modernísimas que se pasan por el arco del triunfo el que una vez hecha la foto de inauguración se van a quedar ahí y hay que mantenerlas. Lo que incluye la limpieza y la reparación. En todo diseño, el tener en cuenta el mantenimiento es algo básico y fundamental, menos para los aprobados por el consistorio, parece.

Y es que al igual que hay que armar la de Dios para cambiarlos, también se arma al limpiarlos, con lo cual el resultado es el que todos conocemos: que están llenísimos de mierda desde el primer día. Y además, según la prensa, su peculiar forma hace falta que se fabriquen de propio, otro lastre más. Total, no se puede dar una imagen más lamentable de dejadez y de abandono, ¿Fallos graves de diseño o intentar "ser más cool y moderno que nadie" para la foto?. Vaya, y es que no es la primera vez que se comete el mismo error en el planeta, no me explico porqué últimamente se ningunea toda la experiencia adquirida por los que ya pasaron por ello e insistimos en tropezar incansablemente en la misma piedra.

No deberían olvidar los dilapiladores de dinero público que un diseño bonito, si luego está guarro al límite y mal cuidado, es más feo que el más feo de los diseños bien cuidado (a excepción de los bancos de Mini Vía, que es el cero absoluto de la estética).

He centrado el post en el Puente del Tercer Milenio, pero obras modernísimas e inmantenibles hay por todas partes. A ver si un día me animo y hacemos un repaso...

6 comentarios:

  1. ¡La fuente con forma de botella de plástico verde gignate que hay junto al puente de las fuentes!
    Y ya de paso, el palote ése de al lado que se supone que iba a ser un reloj de sol o alguna mierda similar.

    ResponderEliminar
  2. O la torre del agua, o el pabellón-puente-inútil, o el pabellón de Oregón de la expo...

    ResponderEliminar
  3. Hombre, por las vibraciones, por las vibraciones, el otro día pasé por el citado puente y había dos cristales con claras pedradas. Hay mucho gilipollas suelto, como los imbéciles que han reventado todos los farolillos del parque del canal o las papeleras del parque de la desembocadura del Gállego.

    Pero vamos, que tienes mucha razón, no hay forma de limpiar y mantener de forma eficiente los cristales de ese puente.

    Por cierto, ¿en verano no será eso una especie de "invernadero lineal"?

    ResponderEliminar
  4. "co, metele al cristal, co...jaja"

    El puente tiene un cristal, que por fuera se limpia (tiene un carrito ad-hoc) pero por dentro......no! (parece una jota).

    Sylar, tengo dudas.... me gusta el entorno del parque del agua y la expo, pero odio el tranvia ¿a quien voto?. Gracias Ilustrisima

    ResponderEliminar
  5. En todo diseño, el tener en cuenta el mantenimiento es algo básico y fundamental.

    +1

    ResponderEliminar
  6. Esos cristales se limpian desde dentro con una karcher y desde fuera se limpian solos, con el agua de la lluvia. Y sí, hay quien los jode, hay mucho hideputa suelto. Y también son la muerte en verano, es horroroso el calor que se acumula, sobretodo cuando vas corriendo.
    Supongo que si en vez de cristal fueran de policarbonato o plexiglas serían mas complicados de romper, y no sé si más caros.

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.