lunes, 13 de junio de 2011

Be careful, foreigner

Entrada para turistas y visitantes de fuera en general

Amigo forastero, si piensas pisar esta ciudad con tu coche debes saber que aquí disponemos de un tráfico pacificado. Sin embargo, siento informarte que lo de pacificado es un eufemismo cuando realmente queremos llamarlo caótico y peligroso. En concreto, hay que llevar especial cuidadín con el tren de la bruja, salvaje ocasionador de problemas que con una docena de convoys es capaz de igualar (y superar) en número a las incidencias de un millar de autobuses.

Menudas nos las gastamos aquí

Y esta entrada viene a colación de lo que ha pasado. Un señor de Pamplona vino al Parque de Atracciones, vió el semáforo en verde, hizo caso al GPS dando por hecho que se podía girar y que tenía preferencia sobre el tranvía (vamos, lo normal) y, ¿adivinais quién vino a embestir?

La montaña rusa quizás no de emociones tan fuertes, pero es más segura

Por eso os dejo aquí todo lo que necesitáis saber para sobrevivir y que no vais a encontrar en ninguna guía oficial:

Guía de supervivencia al tráfico pacificado con el tranvía

  • Nada de girar a la izquierda: Por mucho que tengais un mapa nuevo en el GPS y veais un giro lógico a la izquierda aparentemente seguro y el aparatito os diga que os metais por ahí, norl. Podeis acabar como el señor de la foto (no con un sombrerito de vaquero, sino con el coche para la chatarra) ya que una de las consecuencias del tráfico pacificado es que para ir a cualquier sitio tienes que dar miles de vueltas absurdas.
  • Ojito con los semáforos: El tráfico pacificado incluye una gestión semafórica catastrófica que además, gracias a la introducción del tranvía, hace que los ciclos sean totalmente aleatorios y aunque se te acabe de poner en verde tu semáforo (que seguramente llevarás media docena en rojo seguidos), es perfectamente probable que el de delante se te ponga en rojo otra vez en las narices tras estar 9 segundos en verde, haciendo además que te comas también los siguientes (cuyo ciclo va al reves). Ya sabemos que dan ganas de bajarte y liarte a hachazos con ellos, es normal y muchos agradecerían que lo hicieras, pero no te lo saltes que puede venir el tren chuchú y dejarte el coche nuevo. Sal de casa teniendo en cuenta que el trayecto te va a costar más del doble de tiempo (y de gasolina) que la peor de las situaciones que hayas podido pensar.
  • Tienes que ser el más rápido del oeste en los reflejos: Además de todo lo expuesto anteriormente, han sembrado las avenidas del tranvía con chicanes supercerradas que no sirven para absolutamente nada y que hacen que haya que dar continuamente bruscos volantazos si no quieres comerte los bordillos. Ah, sobre estos últimos...
  • Nunca, bajo ningún concepto os acerqueis a los bordillos: El superarquitecto que los diseñó, personaje peculiar que se caracteriza por no tener ni puta idea de ingeniería ni de diseño pero que asume sus competencias, pensó que lo mejor para tu seguridad era hacerlos de granito y con bordes afilados y cortantes, de manera que acercar tu coche al bordillo (cosa más facil de lo que crees dada la estúpida estrechez de los carriles) al circular o aparcar significa reventar la rueda y seguramente tener un accidente. Según estudios vamos a razón de dos ruedas reventadas por semana. Ojito.
  • Antes de cruzar las vías mirad dos veces: El tranvía tiene prioridad sobre todas las cosas del universo y le gusta saltarse semáforos de vez en cuando... si os pasa algo, teneis un 99% de probabilidades de que tengais la culpa.
  • Si se os ocurre coger el tranvía: Es muy amigo de estropearse y dejar toda la línea totalmente inoperativa durante largos periodos de tiempo en los que suele reinar el caos. Hagais lo que hagais llegareis tarde, así que calma y sobre todo ni se os ocurra llamar a un taxi. Recordad que en los alrededores del tranvía el tiempo de desplazamiento como mínimo duplica al del peor de vuestros presagios, así que además de llegar tardísimo podéis preparar una fortuna ya que en esta ciudad tenemos el privilegio de tener unas tarifas de taxi capaces de provocar un infarto si no estás preparado para escucharlas. Y tampoco se puede pagar con tarjeta así que cuidadín.
Y aunque estas normas son de caracter general, además hay que ir con mil ojos porque gracias al tranvía te puedes encontrar con absolutamente cualquier situación absurda que brillará por su falta de seguridad. Por ejemplo esto, de esta misma mañana, durante la enésima avería del trenecito:

Pinchad para ampliar ya que no se ve muy bien la estampida de gente invadiendo la calzada para subirse al tranvía averiado

En la foto vemos el tranvía que ha llegado a suplantar al averiado para recoger a la gente a la que han hecho bajarse y esperar una eternidad. Nótese cómo los técnicos del tranvía dan el visto bueno para que se suba la gente, que se ha puesto a cruzar mientras venían coches porque sino se les escapaba otra vez. ¿Veis como hay que andar con mil ojos? Ya por curiosidad os contaré que mientras, el señor de la camisa blanca, que no hizo caso de nuestra guía de supervivencia, llamaba desesperado a la compañía de taxis para ver si su taxi, atascado por el tráfico pacificado, venía de una puta vez. Tendrá que pagar una jodida fortuna y llegar tarde, una vez más gracias al señor tranvía.

Pues ya veis como nos las gastamos aquí. Si aún así queréis venir, al menos estad informados de lo que os vais a encontrar.

10 comentarios:

  1. Deberías dedicar un post a la calidad de la construcción de la vía del trenecito. Hay cruces como el de la pza Emperador Carlos o el de Corona de Aragón que los bordillos están reventados, el cemento de las vías haciendose arenilla. Árboles que llevaban allí años y años asesinados, los que han plantado nuevos no agarran, el cesped de la vía muriéndose por momentos... Vamos, que podíamos haber cogido los 400 millones y quemarlos en una estufa que hubiese sido mejor.

    ResponderEliminar
  2. http://www.flickr.com/photos/32311945@N07/5824010233/in/photostream

    ResponderEliminar
  3. La de arriba también es mía.

    ResponderEliminar
  4. que gran ciudad, que gran transporte..que grandes ganas de salir de aqui pitando (nunca mejor dicho) y no mirar atras...una lastima que nos esten "echando" de esta manera de una ciudad que a 5 años vista era de lo mejorcito que podias habitar en este pais...no coment

    SILMA

    ResponderEliminar
  5. Hasta los cojones de tanto analfabeto14 de junio de 2011, 20:28

    No me jodas, si alguien va en dirección contraria quién tiene la culpa, si alguien se pasa un puto semáforo en rojo que es el más chulo del barrio quién tiene la culpa, si uno no mira ni entiende una puta señal de tráfico quién tiene la culpa, si uno se caga en los pantalones quién tiene la culpa de su mierda... ¡Anda venga no me jodas!

    ResponderEliminar
  6. Yo no veo tanto analfabeto14 de junio de 2011, 22:47

    Un poco simplón ¿no? señor 'Hasta los cojones etc'. También podíamos decir que si montas un laberinto del demonio será raro el que no se equivoque alguna vez. Y como el tranvia (dicen los papeles) siempre tiene razón, está claro quién no la tiene, todos los demas.

    ResponderEliminar
  7. la mas importante en la seguridad vial es la prevencion, lo que han hecho con el tranvia es como quitar la barandilla de un puente y prohibir acercarse a un metro del borde, para que no se caiga nadie.

    ResponderEliminar
  8. Creo que se saca las cosas de contexto y lugar, y se acaba haciendo en este blog con muchos temas un "salvame delux" en el que solo falta karmele y la esteban.
    Sin decir si el tranvia es bueno o malo, si es lo mejor o lo peor, sin entrar en nada de eso cada uno tiene su opinion y punto, el tranvia muy probablemente tenga sus cosas buenas y malas, seguro mas malas que buenas por las formas de hacer las cosas en este pais de toda la vida (que no ciudad) y sin importancia del color politico.

    Pero una cosa es cierta, nos encontramos ante una situación de tráfico, en la cual tenemos una calle con 2 carriles por sentido y una via de tranvia en medio, que hacer??? si recordamos las epocas de autoescuela obtendremos la explicación, El giro esta prohibido, la calle te obliga en ese punto a seguir recto o girar a la derecha (esta era la acción que debia hacer el coche girar a la derecha para poder invertir el sentido de la marcha unos metros mas adelante en una rotonda y listo camino perfecto al parque).
    El vehiculo gira a la izquierda desde un carril que lo tiene prohibido, donde esta el problema??? el tranvia desde luego no tiene la culpa, invades su espacio y se produce un accidente, es exatamente lo mismo que si uno en una calle de 3 carriles gira desde el central a alguna calle adyacente y ese carril solo te permite seguir recto, es muy probable que choques o con el coche del carril de al lado que si va bien.

    Pero vamos que tampoco creo que sea cuestión de hacer propaganda barata y sensacionalista

    ResponderEliminar
  9. Hay un semáforo, la calle está habilitada para el giro, el GPS te dice que se puede girar y sólo una señal desapercibida te indica que en esta puta ciudad no se aplica la lógica. Caldo de cultivo para accidentes. Nada de esto pasaba con la red de autobuses ni pasaría con el metro.

    ResponderEliminar
  10. PERO COMO SE TE OCURRE PASAR LAS VIAS DEL TRANVÍA!?PERO BAMOS CON ESO NI SE CONFUNDE UN TONTO!LA CALLE ESTA EN UN SOLO SENTIDO.SI LA SEÑAL DICE QUE NO SE PUEDE GIRAR ES QUE NO SE PUEDE GIRAR!!

    ResponderEliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.