martes, 6 de diciembre de 2011

Mission Impossible

Ayer el Heraldo de Aragón nos deleitó con un periodismo de investigación digno de un Pulitzer: "Hay días que cruzar la plaza Salamero es casi misión imposible". El artículo apunta acertadamente a restos del botellón que hacen daño a la vista si bien no es ninguna novedad allá donde vayan los jóvenes borrachines en cuyo diccionario no figura la palabra papelera. No obstante, la misión imposible va más allá que un par de botellas de calimocho vacías.

Oh Dios mío, ¡imposible cruzar con tanta suciedad! (y es la foto que publica Heraldo con el epígrafe "imposible cruzar")

Según parece, el problema está que en pleno centro de la ciudad hay unos mendigos que, brik de vino en mano (sic), "invitan a rodear la plaza" por su mera presencia.

¡Cómo molesta a la vista! ¡Que se vaya a donde no le veamos que me tengo que comprar el Modern Warfare 3 en la tienda de detrás!

Y es más, dice algún comerciante que hasta se ponen a comerciar con relojes y baratijas de dudosa autenticidad... señores, en la plaza del Carbón hay charlatanes desde tiempos de mi bisabuelo, desde mucho antes de que nacieramos todos.

Pues vaya, así que es indignante que en pleno centro de la ciudad haya esta escoria social. Entonces, ¿qué pasa? ¿Los barremos bajo una alfombra para que los pijosnob no los vean y sigan en su nube rosa camino de la fnac? ¿Fuera del centro sí que pueden estar? ¿Quizás en un ghetto lejos de la ciudad molestaran menos?

Imposible pasar por ahí sin tropezar, deberían llamar a la policía

Pregunta un indignado entrevistado "¿Es que esto no se puede controlar y erradicar de alguna manera?". ¿El qué? ¿Tenerlos a la vista a ellos y a sus Don Simón o el que sean pobres? Porque si es por los cartones de vino, comprendan ustedes que al que lo ha perdido todo menos el vino barato lo último que le importa es tirarlo a la papelera para que la señora del abrigo de pieles no se moleste.

Coño, bastante error de esta sociedad es ya que estas personas estén muriendose de hambre y sin un techo estando rodeados de casas vacías y de tiendas llenas como para que venga la gente, que en vez de llevar en la mano un brik llevan un iPad, a quejarse al periódico de que molestan a la vista y que es "misión imposible cruzar".

Pero qué leches nos pasa. Como dice un brillante comentario de la noticia, "¡ay, señor marqués! ¡que se nos ha llenado el salón de pobres!"

11 comentarios:

  1. Se conoce que algunos son tan finos que se esfilorchan...

    ResponderEliminar
  2. Joder, como si en los barrios no hubiese nadie pidiendo, ni mierda por doquier. Lo que pasa es que a algunos la plaza Salamero ya le parecen las afueras.

    ResponderEliminar
  3. Y si hablamos de las mafias rumanas que estan organizadas para pedir dinero aprovechando de gente con minusvalias bastante evidentes, ¿alguien se acuerda de ese "pobre" que pedia en la calle san miguel y tenia un señor piso de 200 m2?, ¿o era una leyenda urbana?.

    ResponderEliminar
  4. Para este menester ya había pronunciado solución el señor Perez en su programa electoral, de el como acabar con los ricos, lo malo es que el señor Perez, parece ser perdió a los puntos y los ricos siguen campando por doquier quejándose y protestando, sobre la mera presencia de los pobres, que tirados por los pulcros suelos de nuestras calles y plazas, ensucian estas con su sola presencia, ademas de viciar el ambiente con el enológico hedor desprendido de sus nauseabundos envases.

    Me hubiese parecido mas razonable que el señor Perez, se hubiera pronunciado sobre la eliminación de los pobres y su total desaparición, pero mucho me temo que al paso que íbamos y que seguimos, no solo no desaparecerán, si no mas bien ira en aumento esta clase social y cualquier día los que ahora escribimos estos comentarios, nos veamos obligados a pedir una caridad desde el mismo suelo, que ahora lo hacen estos molestosos seres humanos que tanto indignan a esos otros seres no tan humanos.

    ResponderEliminar
  5. Pues entonces si se van a ciudades como Madrid o Barcelona, igual les da un yuyu.
    A mí la presencia de estas personas no me molesta, aunque mejor sería que nadie tuviese que vivir en la calle, que bastante desgracia es ya.
    Hay mucho gilipollas por el mundo.

    ResponderEliminar
  6. Completa y absolutamente de acuerdo contigo
    Un saludo

    ResponderEliminar
  7. En relación a esta noticia, estos días he visto también otros burros (estos no sueltan semejantes comentarios de los sin techo) un poco raros. Se les había jorobado el lomo. Debe ser que el ilustre señor alcalde se había sentado sobre ellos.

    ResponderEliminar
  8. porelamordediossss lo que buenamente pueda porelamordediossss. porelamordediossss lo que buenamente pueda porelamordediossss

    ResponderEliminar
  9. La plaza Salamero es un clásico, tiene mucha historia...
    Hace 20 años, en la época de la heroína y los quinquis donde ahora hay restos de botellón, habia un campo de minas de jeringuillas usadas por la quinquarrada heroinómana, los medioidas y pro las tardes era lahora de los abuelos trapicheadores, prostitutas heroinómanas iban a ofrecer sus servicios y a calentar a los abuelos para pagarse el vicio...
    16 años estando en un colegio en esa zona todos los días dan para conocer muy bien esa zona y sus entresijos.

    ResponderEliminar
  10. Respecto a los indigentes pienso que es un tema delicado y tampoco se puede caer en el progreñoñismo, hay casos reales de gente que se ha visto obligada a recurrir a la mendicidad, pero tambien es cierto que algunos de estos individuos son auténticos jetas, gente con adicciones y problemas psicológicos, con la gitanada rumana no tengo compasión, que deje el gobierno rumano de importar a España e Italia todo el lumpen de su país.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como decía la canción: "hay que olvidar a los viejos, renegar de los enfermos, odiar al diferente, expulsar al extranjero, barrer a los mendigos, esconder a los parados y aborrecer al débil"...
      Mucho me temo que en lo que estamos cayendo en realidad es en el "protonazismo", el "salvesequienpuedismo" y el "mariconelultismo".
      Y por cierto, ya veremos dónde acabamos algunos de nosotros allá por el 2014.

      Eliminar

El autor de los comentarios se hace responsable del contenido de los mismos.