sábado, 18 de junio de 2011

Cutting

Llega época de austeridad en la cual hay que dejar de derrochar dinero absurdamente como se ha estado haciendo hasta ahora. Para ello, nada mejor que un estudio de 2,3 millones de euros a una consultora privada, ya que sino es muy dificil que se te ocurran cosas completamente y deseablemente suprimibles.


Por 2 millones de euros cojo papel y lápiz y les digo de dónde recortar. Y ya se ahorran 300.000€ de entrada en otro estudio más.

miércoles, 15 de junio de 2011

Central Market

Hoy estamos en plan Wikileaks. Ald, poniendo en peligro su vida al hacerlo, me envía en secreto esta poderosa filtración sobre el proyecto del tranvía. Por todos es sabido que los diseñadores viajaron por medio globo quedándose con ideas innovadoras para implementarlas en la ciudad, ¿no? La idea de meterlo por el Mercado Central no fue una excepción. Para todos vosotros, en primicia, de dónde sacaron la idea.



Y aún sobra sitio para meter un carril bici.

lunes, 13 de junio de 2011

Be careful, foreigner

Entrada para turistas y visitantes de fuera en general

Amigo forastero, si piensas pisar esta ciudad con tu coche debes saber que aquí disponemos de un tráfico pacificado. Sin embargo, siento informarte que lo de pacificado es un eufemismo cuando realmente queremos llamarlo caótico y peligroso. En concreto, hay que llevar especial cuidadín con el tren de la bruja, salvaje ocasionador de problemas que con una docena de convoys es capaz de igualar (y superar) en número a las incidencias de un millar de autobuses.

Menudas nos las gastamos aquí

Y esta entrada viene a colación de lo que ha pasado. Un señor de Pamplona vino al Parque de Atracciones, vió el semáforo en verde, hizo caso al GPS dando por hecho que se podía girar y que tenía preferencia sobre el tranvía (vamos, lo normal) y, ¿adivinais quién vino a embestir?

La montaña rusa quizás no de emociones tan fuertes, pero es más segura

Por eso os dejo aquí todo lo que necesitáis saber para sobrevivir y que no vais a encontrar en ninguna guía oficial:

Guía de supervivencia al tráfico pacificado con el tranvía

  • Nada de girar a la izquierda: Por mucho que tengais un mapa nuevo en el GPS y veais un giro lógico a la izquierda aparentemente seguro y el aparatito os diga que os metais por ahí, norl. Podeis acabar como el señor de la foto (no con un sombrerito de vaquero, sino con el coche para la chatarra) ya que una de las consecuencias del tráfico pacificado es que para ir a cualquier sitio tienes que dar miles de vueltas absurdas.
  • Ojito con los semáforos: El tráfico pacificado incluye una gestión semafórica catastrófica que además, gracias a la introducción del tranvía, hace que los ciclos sean totalmente aleatorios y aunque se te acabe de poner en verde tu semáforo (que seguramente llevarás media docena en rojo seguidos), es perfectamente probable que el de delante se te ponga en rojo otra vez en las narices tras estar 9 segundos en verde, haciendo además que te comas también los siguientes (cuyo ciclo va al reves). Ya sabemos que dan ganas de bajarte y liarte a hachazos con ellos, es normal y muchos agradecerían que lo hicieras, pero no te lo saltes que puede venir el tren chuchú y dejarte el coche nuevo. Sal de casa teniendo en cuenta que el trayecto te va a costar más del doble de tiempo (y de gasolina) que la peor de las situaciones que hayas podido pensar.
  • Tienes que ser el más rápido del oeste en los reflejos: Además de todo lo expuesto anteriormente, han sembrado las avenidas del tranvía con chicanes supercerradas que no sirven para absolutamente nada y que hacen que haya que dar continuamente bruscos volantazos si no quieres comerte los bordillos. Ah, sobre estos últimos...
  • Nunca, bajo ningún concepto os acerqueis a los bordillos: El superarquitecto que los diseñó, personaje peculiar que se caracteriza por no tener ni puta idea de ingeniería ni de diseño pero que asume sus competencias, pensó que lo mejor para tu seguridad era hacerlos de granito y con bordes afilados y cortantes, de manera que acercar tu coche al bordillo (cosa más facil de lo que crees dada la estúpida estrechez de los carriles) al circular o aparcar significa reventar la rueda y seguramente tener un accidente. Según estudios vamos a razón de dos ruedas reventadas por semana. Ojito.
  • Antes de cruzar las vías mirad dos veces: El tranvía tiene prioridad sobre todas las cosas del universo y le gusta saltarse semáforos de vez en cuando... si os pasa algo, teneis un 99% de probabilidades de que tengais la culpa.
  • Si se os ocurre coger el tranvía: Es muy amigo de estropearse y dejar toda la línea totalmente inoperativa durante largos periodos de tiempo en los que suele reinar el caos. Hagais lo que hagais llegareis tarde, así que calma y sobre todo ni se os ocurra llamar a un taxi. Recordad que en los alrededores del tranvía el tiempo de desplazamiento como mínimo duplica al del peor de vuestros presagios, así que además de llegar tardísimo podéis preparar una fortuna ya que en esta ciudad tenemos el privilegio de tener unas tarifas de taxi capaces de provocar un infarto si no estás preparado para escucharlas. Y tampoco se puede pagar con tarjeta así que cuidadín.
Y aunque estas normas son de caracter general, además hay que ir con mil ojos porque gracias al tranvía te puedes encontrar con absolutamente cualquier situación absurda que brillará por su falta de seguridad. Por ejemplo esto, de esta misma mañana, durante la enésima avería del trenecito:

Pinchad para ampliar ya que no se ve muy bien la estampida de gente invadiendo la calzada para subirse al tranvía averiado

En la foto vemos el tranvía que ha llegado a suplantar al averiado para recoger a la gente a la que han hecho bajarse y esperar una eternidad. Nótese cómo los técnicos del tranvía dan el visto bueno para que se suba la gente, que se ha puesto a cruzar mientras venían coches porque sino se les escapaba otra vez. ¿Veis como hay que andar con mil ojos? Ya por curiosidad os contaré que mientras, el señor de la camisa blanca, que no hizo caso de nuestra guía de supervivencia, llamaba desesperado a la compañía de taxis para ver si su taxi, atascado por el tráfico pacificado, venía de una puta vez. Tendrá que pagar una jodida fortuna y llegar tarde, una vez más gracias al señor tranvía.

Pues ya veis como nos las gastamos aquí. Si aún así queréis venir, al menos estad informados de lo que os vais a encontrar.

sábado, 11 de junio de 2011

Flower in the ass

Al final, amigos, tras dos bochornosas semanas de intercambio de cromos y repartos de pastel, la democracia actual ha dado un lamentable espectáculo que evidencia más si cabe la necesidad de la revisión de las obsoletas leyes electorales ya que tienen graves errores de diseño que permiten cosas como la de hoy.

Los hay que nacen con una flor en el culo

Es que ralla el puto absurdo. No va a gobernar la fuerza mayoritaria que ha elegido el pueblo, ni siquiera en solitario. Tampoco va a gobernar una coalición del resto de fuerzas unidas, cosa que también hace chirriar cantidad el sentido común. No: En su lugar, va a gobernar en aplastante minoría y en solitario alguien que ni de lejos es el elegido por el pueblo y que está a años luz del más votado. Sí señor, esto es sin duda en lo que estaban pensando los señores que diseñaron la democracia.

jueves, 9 de junio de 2011

Sign lane

Después de grandes éxitos como el carril góndola, en esta ciudad seguimos innovando y os presentamos el nuevo invento: el carril-señal.

Antes de instalar el carril-señal, había que poner las señales en la calzada o en la acera, molestando

Todo sea por la seguridad ciudadana. Si no pusieramos un carril en exclusiva para anunciar que en el quinto cojón hay obras, ¡alguien podría tropezar con las señales! Sobre todo lo agradecerán las bicis, un obstáculo menos en la calzada...

jueves, 2 de junio de 2011

I don't like you

Os transcribo una carta que han publicado en el Heraldo de hoy hablando sobre el tranvía. Aunque realmente no dice nada nuevo con respecto lo que se suele comentar por aquí, me ha gustado bastante la forma en la que está redactada y la forma de sintetizarlo todo en pocas líneas.

No me gustas, tranvía

Porque has sido el culpable de que muchos comercios hayan sucumbido en estos dos años de destrucción de calles, obstáculos y laberintos. Porque has costado a los zaragozanos mucho más de lo que vales. Has incrementado la deuda del Ayuntamiento provocando que nos esquilme un poco más con sus armas de recaudación masiva. Por tu carácter inmovilista e imperialista, por donde pasas te apoderas de mucha más superficie de la que necesitas y es lamentable ver largas caravanas en un único carril mientras tu espacio se mantiene vacío a la espera de tu rimbombante aparición. Porque has acabado con líneas de autobuses que ofrecían mejor servicio.

Desde luego haciendo amigos es único

Por manipulador. Quieres hacernos creer que eres ecológico porque te mueves con electricidad. Sabemos que el porcentaje de esa energía obtenida por placas solares y aerogeneradores es testimonial y que estás consumiendo la mayor parte a costa de centrales que funcionan con la combustión de gas y la producción de CO2 contaminante, cuando no de carbón. Lo único que haces es cambiar el problema de sitio y te quedas tan ancho. Por eso ocupas tanto espacio, ¿no? Es lamentable que nos quieras vender la moto de tu ecologismo de cartón piedra. Porque eres el culplable de que el tráfico sea mucho más lento. No sólo porque te has engullido el espacio destinado a los vehículos. Has empeorado la sincronización de los semáforos. Nunca ha brillado por su eficacia, pero desde que apareciste ha pasado a ser infame. Habría sido mucho más sostenible y económico potenciar los autobuses ecológicos, con un coste inmensamente más reducido y unos resultados más fiables. Además, ya conocemos tu talón de Aquiles, cuando una unidad se avería, se colapsa toda la línea, Tranvía, ¿a eso le llamas transporte del futuro?

José de los Santos Esteban

Chapeau.