martes, 29 de mayo de 2012

Agility

Mientras el país es hundido y ahogado con las aguadillas que torpemente perpetran sin descanso los de la mayoría absoluta y a escándalo diario de los que pagamos todos pero nadie asume responsabilidades, nosotros en Zaragoza para no variar, vamos a nuestra puta bola.

No hay dinero para cosas muy básicas pero aquí estamos nosotros, planeando meter con calzador y a toda prisa (antes de que echen al barbas a patadas) una segunda línea de tranvía camuflada como un ramal de la primera para ahorrarse todo el tema de concursos, etc y poder empezar cuanto antes y a dedazo. ¿Y porqué? Porque visto el increíble éxito revolucionario que ha supuesto la primera (media) línea hay que correr raudos a llenar la ciudad de trenes.

Sí, mirad que éxito revolucionario.


Un tranvía no necesita olisquear el trasero a otro tal y como hacen los autobuses, provocando mininos pototes en el tráfico. (Foto de esta misma tarde)

El éxito de Gran Vía replicado por todas partes: Un puto golpecito y el colapso circulatorio se adueña de la zona. Imagináos esto mismo en la avenida de Madrid o en Conde Aranda, targets ya declarados para la aniquilación total.

Oh si, y el éxito que ha supuesto matar comercialmente el eje de Gran Vía con dos años de obras también replicado a la zona comercial de la avenida de Madrid, ya de por sí resentida con los continuos reventones y re-re-re-reasfaltados...  justo lo que les hace falta. Dos jodidos años de obras y un único carril para circular, con tramos directamente peatonales. Que Dios les coja confesados.

Y el mejor chiste de todos. Perpetrar tal gilipollez implicaría, además, rehacer una vez más la plaza de la Ciudadanía. ¿Que cuantas van ya? Para que veáis que da igual el color del collar de los de arriba, la cosa es reirse en la puta cara de uno, parece ser.

(Gracias a ChicaRosada por enviarme la foto)